5 trastornos psicológicos en adultos que se superan con psicoterapia

Extracto: Ser adulto no es fácil, afortunadamente tenemos la psicoterapia para librar las dificultades.

Una de las cosas que más deseas cuando eres niño es crecer rápido para tener más libertades. Pero, al volverse adulto todo cambia, tienes responsabilidades, debes mantenerte solo y prácticamente vas por tu cuenta.

Vivir la adultez no es fácil para todos, es la etapa en la que muchos trastornos psicológicos pueden ponerte el pie y hacer que esta etapa la vivas como una pesadilla. Hablemos de algunos de los problemas se pueden trabajar en psicoterapia con buenos resultados.

Trastornos en la conducta alimentaria

Es normal que se quiera cuidar el peso y mantenerse sano, lo que no es para nada saludable es poner una atención excesiva en ello.

Si una persona se obsesiona con su figura y las calorías que come, podría desarrollar graves trastornos en la alimentación que se consideran potencialmente mortales por los serios daños que pueden causar en la salud.

Anorexia nerviosa

Quien padece anorexia nerviosa, tiene una percepción deformada de su cuerpo y de su peso. Su miedo por subir unos kilos es tal, que se priva de ingerir alimentos y los sustituye con suplementos dietéticos. Incluso es capaz de hacer ejercicio de forma desmedida y tomar laxantes.

El trastorno anoréxico puede derivar en problemas médicos como:

  • Osteoporosis y riesgo de fracturas.
  • Insuficiencia cardíaca.
  • Pérdida muscular.
  • Ausencia de menstruación en las mujeres.

Bulimia nerviosa

La bulimia se presenta cuando la persona ingiere comida en exceso y después se purga, ya que le es imposible manejar el sentimiento de culpa por haber engullido tantas calorías. Este ciclo de comer y vomitar se repite como un círculo vicioso.

Cuando se sufre bulimia también se tiene una imagen distorsionada de la figura y del peso. Y sin darse cuenta, algunas afecciones en la salud pueden aparecer, como:

  • Caries dental severa.
  • Enfermedades en las encías.
  • Insuficiencia renal a causa de la deshidratación.
  • Insuficiencia cardíaca.

En la mayoría de los casos, los pacientes que acuden a terapia psicológica no se dan cuenta del riesgo del problema, hasta que la psicóloga lo identifica cuando tienen sesiones en línea o presenciales de manera periódica.

Trastorno alimentario compulsivo 

Alguien con trastorno alimentario compulsivo pierde completamente el control de lo que come, ignora la saciedad y a diferencia de los anteriores problemas, no compensa los atracones con ejercicio, sino que sigue comiendo, aunque no tenga hambre.

Cuando el problema persiste, la persona puede presentar:

  • Problemas cardíacos.
  • Afecciones articulares.

 

 

Trastorno obsesivo compulsivo

El llamado TOC es un trastorno de ansiedad en el que se tienen ideas incisivas que se vuelven pensamientos obsesivos imposibles de controlar. La persona no deja de sentirse ansiosa hasta que realiza protocolos compulsivos para sentirse tranquila.

Preguntarse de manera insistente: ¿cerré bien la puerta de casa? y no estar tranquilo hasta corroborar varias veces que, en efecto, la puerta tiene todas las cerraduras, es un ejemplo de cómo se manifiesta este problema psicológico.

El TOC no es tan fácil de identificar por la persona que lo tiene ya que, para ella, lo que hace es normal; sin embargo, conductas como limpiar algo compulsivamente y organizar cosas una y otra vez, comienzan a deteriorar su estabilidad emocional sin darse cuenta.

Mitomanía

Algunas personas optan por decir una mentira de vez en cuando, pero hay quien constantemente afirma hechos que nunca pasaron ya sea para obtener un beneficio, hacerse respetar y/o conseguir reconocimiento de los demás.

La persona con mitomanía ve en la mentira, una estrategia que si le funciona, continuará haciéndolo por años e incluso toda su vida.

La mitomanía está asociada a diversos trastornos primarios, como el histriónico, antisocial, limítrofe o narcisista, por ello es un problema psicológico de los más complejos, pero no imposibles de trabajar.

Estas son las características que presenta un mitómano o mitómana:

  • Ausencia de empatía
  • Deficiencias de autoimagen y autoestima
  • Negación de la realidad
  • Sus relatos son detallados
  • Usan diferentes historias sobre un mismo hecho

Normalmente los pacientes mitómanos que acuden a psicoterapia, lo hacen porque sus vidas están tan llenas de dificultades que ya no saben cómo recuperar el control y las personas allegadas que los conocen, los animan a ir.

Entonces, ¿te puedes percatar de que padeces alguno de estos problemas psicológicos? La respuesta es sí, pero no.

El paciente que llega a psicoterapia sabe que está en dificultades y que su vida está de cabeza, pero muchas veces no tiene idea del por qué y mucho menos cómo librarse del trastorno.

Es el psicólogo en terapia quien tiene la capacidad para identificar qué tipo de problema tiene el cliente, cuál es su nivel de afectación y cómo será la intervención que realizará para guiarlo para superar con éxito el problema.

Si algo similar te ocurre, no dudes ¡y pide ayuda psicológica!

Los comentarios están cerrados.