En Los Cabos, 500 hectáreas cuentan con potencial de desarrollo

El Atlas de Riesgo es un instrumento fundamental para poder desarrollar de forma adecuada el municipio, esto para conocer la vulnerabilidad del espacio dónde se pretende edificar algún asentamiento humano y que no corra riesgo alguno cuando se llegue a presentar un fenómeno hidrometeorológico 

El problema de vivienda cada día afecta más a la población que habita en el municipio de Los Cabos, esto derivado de que no es posible construir desarrollos en todos los puntos que existen en la geografía municipal, provocando que alrededor de 45 mil familias vivan en zonas de riesgo en el municipio.  

Para evitar que colonias o desarrollos se construyan en zonas que representen riesgo para la ciudadanía, el Instituto Municipal de Planeación está actualizando su Atlas de Riesgo, dónde se conoce a fondo como esta compuesta la cartografía municipal, esto para conocer la vulnerabilidad del espacio dónde se pretende edificar algún asentamiento, esto de acuerdo con su director del Instituto Municipal de Planeación (Implan), Ussiel García Moreno. 

“No se puede crecer en todos lados, son términos muy simples ¿Y por qué? o ¿Cuáles son esas variables? de dónde se puede crecer o no. Por un lado el Plan de Desarrollo Urbano actualmente vigente va descartando zonas de riesgo, algunas zonas federales, algunos derechos de vía, va teniendo limitaciones. 

El Atlas de Riesgo, cambio climático y vulnerabilidad que venimos elaborando desde el año pasado, ya está digamos validado por Siempre, ya se subió al Atlas Nacional de Riesgo, una parte, resta otra. Tiene un documento y aparte una cartografía, esa cartografía todavía está por subirse.”

Tan solo en esta última actualización de Atlas de Riesgo el IMPLAN en conjunto con Protección Civil  se detectaron 875 hectáreas que representan un escenario de alto riesgo, las cuales en su mayoría se encuentran  en San José del Cabo. 

Este atlas puede ayudar a áreas como Protección Civil, Obras Públicas, Catastro y Planeación Urbana a disminuir el riesgo de una obra hasta en un 70%; siempre  y cuando se tenga con toda la información precisa de cómo se encuentra el territorio y que factores naturales lo pueden afectar como lluvia, viento o temblores.

“Con ello podamos  decir que ya se tiene un nuevo Atlas de Riesgo actualizado, y sobre todo parte de las utilidades que se tiene en el atlas, es orientar y que este va ser un insumo para los programas de desarrollo urbano, en dónde no se pueda urbanizar o bajo qué modalidades si.

Ahora sí descartando zonas de alto y muy alto riesgo; por inundaciones, por elevaciones. Nos muestra que el nuevo atlas de riesgo no indica cual es el nivel del mar y de cuáles son estos fenómenos. También Zonas Naturales Protegidas, que evidentemente no se puede ahí, solo realizar actividades y los usos que determinan las CNPS. Efectivamente con todas esas variables, vamos descartando y van quedando espacios dónde sí se pueda desarrollar.”

A pesar de que es escaso el espacio dónde se puede construir, el Implan reveló que en su último análisis detectó al menos 500 hectáreas de lotes baldíos con potencial para poder desarrollar vivienda, esto se encuentra específicamente en la mancha urbana de San José del Cabo y Cabo San Lucas. 

“Un dato que es revelador es que entre San José del Cabo y Cabo San Lucas en una revisión que hicimos el año pasado, el suelo vacante, es decir el suelo baldío; básicamente los baldíos urbanos en esa zona en San José y Cabo San Lucas sumados, los cuales permiten crear un desarrollo  de algún tipo de vivienda, equipamiento o de cualquier tipo. Más o menos rondaban en 500 hectáreas, más o menos, es una superficie importante. Nada más en la mancha urbana de San José y Cabo San Lucas.”

De momento el Atlas de Riesgo ya se encuentra prácticamente actualizado, a la espera de poder ser presentado para que forme parte del Plan de Desarrollo Urbano (PDU) 2040, el cual busca darle mayor orden a la ciudad y evitar los asentamientos irregulares.

 

Los comentarios están cerrados.