8 cadáveres más en casa del psicópata de Chalchuapa

En conferencia de prensa realizada la mañana de este viernes en Chalchuapa, Santa Ana, las autorides de El Salvador de seguridad confirmaron que por el momento han encontado ocho cadáveres en una fosa séptica en la casa del expolicía Hugo Osorio, pero que “todavía hay más”.

“Por el momento tenemos la extracción de ocho cuerpos, la misión de la Fiscalía será identificar plenamente a las víctimas a través de muestras de ADN, así es como lo dicta el protocolo”,  expresó Max Muñóz, Jefe de la Unidad Antipandillas y Casos de Homicidios.

Además, Muñoz reveló que el testigo criteriado en contra de 10 personas acusadas de feminicidio y homicidio agravado vinculadas al caso de Chalchuapa es el mismo Osorio, quien está siendo procesado por un doble feminicidio. 
La Fiscalía confirmó que Osorio ha recibido “criterio de oportunidad parcial” (beneficios a cambio de declaración) en nueve de los homicidios y por otro lado, indicaron que el expolicía también está siendo investigado por otros 20 casos de homicidio.

“Cifras reales”

Sin embargo en la ronda de preguntas, las autoridades detallaron las cifras “en total” de cadáveres que se han encontrado en la vivienda de Osorio hasta este viernes:

“De las extracciones que se están realizando solamente de un pozo hasta el momento van 8 cadáveres, a estas se le suman dos cadáveres que se encontraban sobre puestas, y las dos féminas que se encontraron en flagrancia, entonces se hacen 12”.

Señalamientos a la prensa y sanciones a criminólogo

El fiscal general señaló esta mañana a los medios locales por querer informar oportunamente a la población sobre el número de víctimas encontrados en la casa de Osorio, apoyándose en la idea que “no son solo cifras”. Sumado a ello, informaron que han iniciado un proceso de sanción en contra de “la persona que dio un estimado de los cuerpos que se podrían encontrar en la casa del expolicía”, que para el caso, es el único criminólgo Forence de la Fiscalía, Israel Ticas.

Misoginia como patrón en los asesinatos

Max Muñóz, Jefe de la Unidad Antipandillas y Casos de Homicidios dijo que las investigaciones han establecido un patrón “misógino”, en este caso de Chalchuapa, ya que hubo violencia sexual en cada una las vícitmas.
“Se ha denotado una violencia sexual previa… esa es la motivación”, finalizó.

 

Los comentarios están cerrados.