Abarroteros piden un freno a competencia fuera de normas en invasiones

Lo más delicado es que un comercio formal llega a pagar 14 mil pesos de luz cada 2 meses, mientras que en las invasiones las personas recurren a los tableros comunitarios, negocios que tampoco pagan impuestos, refiere el titular de los Abarroteros en Los Cabos

Armando de la Cruz Navarrete, presidente de la Sección Especializada Abarrotera (SEA) dio a conocer que hay una grave competencia desleal de comercios abarroteros en zonas de invasión y que no pagan ningún impuesto, ni permiso de sanidad o de operación, por lo que comercios formales piden un freno a esta situación. 

Explicó que esta irregularidad, desde luego afecta severamente a quien tiene una licencia de operación, además de cuestionar sobre quién asegura que estos negocios fuera de toda norma, están siguiendo los protocolo que exige la Comisión Estatal para la Protección de Riesgos Sanitarios (Coepris), así como el tener los permisos municipales.

Abarrotes en invasiones
Abarroteros en Los Cabos

Añadió que la proliferación de vendedores ambulantes igualmente ha crecido en las colonias, mismos que venden productos mediante el perifoneo, ofreciendo tortillas, pan, verdura, agua, entre otros artículos, actividad que inician desde muy tempranas horas.

“Nosotros pagamos nuestros impuestos como comercio establecido y un recibo de luz no está nada barato, hay negocios por más pequeño que sea que llegan a pagar 14 mil pesos bimestrales, mientras que en la invasión no veo quien se queje de pagar el recibo de luz”.

Puntualizó que en las invasiones se tienen los tableros comunitarios, así que surge la pregunta cómo le hacen para llegar esa luz a dichos comercios, lo desconocemos, se supone que tienen unos tableros comunitarios para beneficiar a las familias de escasos recursos.

“Nadamás entrar a una tiendita en zona de invasión y tienen todo un equipo de refrigeración mejor que el de un negocio establecido en una colonia y que además paga sus impuestos”.

Hizo el llamado a las autoridades para que atiendan este serio problema de competencia desleal ya que en una calle de invasión llegan a encontrarse más de cuatro negocios abarroteros, incluso marisquerías y pollerías.

Los comentarios están cerrados.