Fernanda Cosió asegura que sus familiares la retuvieron contra su voluntad

El 26 de enero, la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) de Baja California Sur, activó el Protocolo Alba para dar con el paradero de una joven sudcaliforniana de 19 años de edad, que había sido vista por última vez la noche del 11 de enero.

Y fue este fin de semana, que mediante un video de casi cuatro minutos publicado en su cuenta de Facebook, María Fernanda Cosío Plascencia, narró la situación que dijo haber vivido durante mes y medio; tiempo en el que asegura fue retenida en contra de su voluntad por sus familiares, mientras que su pareja sentimental recibía amenazas y era juzgado en redes sociales por levantar el reporte de desaparición. 

“Fueron a la casa de mi novio a amenazar a su familia, yo me sentía mal por eso, no estaba cómoda al estar con mi familia y no me sentía segura. La única forma de que las amenazas pararan era ir a verlos pues fue lo que ellos me pidieron, y yo accedí. Quedamos en un punto medio, el consultorio de la que entonces era mi psicóloga”, expuso. 

Narró que al llegar al sitio vio a tres de sus allegados, quienes la subieron a la fuerza a un vehículo y ahí fue agredida físicamente por uno de ellos. Ese fue el día de la presunta desaparición.

“Al quererme liberar y querer salir, ellos no me dejaron y me comenzaron a golpear y por intentar defenderme me terminaron desmayando en el carro. Llegamos a la casa en la que yo vivía en ese entonces y me tuvieron escondida ahí hasta que me llevaron a San José del Cabo, para todo eso mi mamá les decía a las personas que yo estaba bien, que estaba feliz, que tenía miedo de estar con mi novio cuando nunca fue así”.

Mientras se mantenía activada la alerta Amber, surgieron en redes algunas acusaciones en contra del novio de Fernanda e incluso señalado como una relación que había terminado y era el joven quien intentaba verla.

Cuando la Procuraduría General de Justicia del Estado continuaba publicando su búsqueda, familiares y otras personas comentaron que ella estaba bien, decían que era una burla lo que hacía el novio por reportar su desaparición y pedían a la autoridad no caer en ese juego y tomar con seriedad las cosas. 

“Me tuvieron un mes y medio encerrada, los últimos tres días yo me pude contactar con mi novio, pudimos armar un plan, pude salirme de ahí, y por razones de seguridad yo ya estoy fuera de la ciudad”, reveló durante los últimos segundos del video. 

El caso de María Fernanda se vinculó a la desaparición de otras dos mujeres por ser en las mismas fechas de inicio de año. El 31 de enero, al ser cuestionado sobre el paradero de dos de ellas, el procurador general de justicia, Daniel de la Rosa Anaya, mencionó que los familiares de la joven reportaron que ella estaba en un centro de rehabilitación. El dos de febrero la procuraduría envió un comunicado notificando que la joven ya había sido encontrada.

Los comentarios están cerrados.