Aunque se legalice la marihuana, el CIJ advertirá sobre consumo

La solución de los problemas sociales está en la salud mental: Beatriz Aranda Lozoya, directora del Centro de integración juvenil

 

 

La legalización de la marihuana traerá graves consecuencias, en su mayoría para niños y adolescentes, explicó la Licenciada Beatriz Aranda Lozoya, directora del Centro de integración juvenil, debido a la falta de control que existe actualmente en el consumo de sustancias legales, como el alcohol y el tabaco.

Mencionó que desde que se iniciaron los temas para legalizar la marihuana, el centro siempre se ha mostrado en contra, debido a que sustancias legales, como el tabaco y el alcohol, han representado un grave problema para la sociedad y a pesar de que existe un aparente control en el uso, la realidad es que existe un alto porcentaje de usuarios que iniciaron su consumo antes de los 18 años de edad.

Ante la falta de un control real y efectivo en el consumo de sustancias legales, la Directora del centro, señaló que con la legalización de la marihuana, únicamente se añadirá un elemento más al problema de adicciones y al problema de salud, por lo que califica de inapropiada su posible legalización, sobre todo en estos tiempos en el que el cuidado de la salud es sumamente importante.

“El Centro de Integración Juvenil respeta las decisiones del senado, pero continuaremos trabajando en la prevención, en los daños y efectos que causa la marihuana. Sabemos el daño que causa a nivel pulmonar y ahora con la epidemia por Covid -19, que es una enfermedad que daña principalmente los pulmones, me parece que la legalización se dio en un momento muy inadecuado”.

Por lo que el Centro continuará trabajando en su objetivo, el cual consiste en educar a jóvenes en la prevención del consumo de sustancias legales e ilegales, que dañan la salud e integridad de la población. 

Añadió que existe una falta de cultura y educación respecto al consumo de sustancias que se asocian a la diversión o a la solución de problemas, por lo que aquellas personas que consumen sustancias sin control se debe a una falta de salud emocional, por lo que es necesario cambiar toda una cultura e invertir en la salud emocional de la población que mitigue la necesidad de sustancias.

“Ocupamos trabajo en la salud emocional, educar, crear una cultura en que voy a consumir hasta donde yo sepa que debo de consumir, el problema es que no es así y lo vemos en los accidentes automovilísticos, que la mayoría de ellos son causados por consumidores de sustancias […]No hay una salud emocional y desde mi punto de vista no va a haber un control hasta que no haya un trabajo real, constante y adecuado de la salud emocional”, finalizó.

Muchos de los argumentos se basan en la reducción de la violencia, tras la legalización de la marihuana, sin embargo el centro de integración juvenil, aboga por mayores oportunidades educativas, laborales y recreativas en lugar de medidas permisivas.

 

Foto: Bismarck Moyrón

Los comentarios están cerrados.