Autodefensas: ¿aliados o enemigos del Estado?

En diversas ocasiones, el presidente Andrés Manuel López Obrador ha expresado su rechazo a los grupos de autodefensa argumentando que es el Estado el responsable de la seguridad.

Este domingo se congregaron miembros de comunidades tzotziles y tzeltales de Pantelhó para brindar su apoyo al nuevo grupo de civiles armados que se autodenominan como un grupo de autodefensa que llamaron “El Machete”.

Se presenta el grupo de autodefensa “El Machete” en Chiapas

Durante una asamblea, uno de los voceros del grupo aseguró que llegan “para expulsar a sicarios, narcotraficantes y al crimen organizado”, ya que este municipio chiapaneco ha sido seriamente afectado por un grupo armado denominado “Los Herrera”.

Esto no es un acto político”, dijo uno de los representantes de la comunidad, sino “una acción por la defensa de la vida”; otra vocera aseguró que Pantelhó vive en un “narco-ayuntamiento” desde hace dos décadas, por lo que la inseguridad fue lo que los hizo levantarse en armas “contra los sicarios”.

No es el único grupo armado que genera violencia. También señalaron a “Los Capotes”, que generan violencia en la comunidad San Francisco El Triunfo, bajo el amparo de agentes de la Policía Municipal.

En la asamblea también exigieron tres puntos importantes:

  • Que el Congreso local audite a la alcaldesa Delia Janeth Velasco Flores
  • Anular el proceso electoral del pasado 6 de junio
  • Que se desconozca al alcalde electo Raquel Trujillo Morales.

Te puede interesar: Surge grupo de autodefensa en Chiapas “El Machete” 

Se tiene pensado que el 1 de octubre, las 83 comunidades elegirán a sus autoridades municipales por usos y costumbres.

Los grupos de autodefensa

Una de las características de los grupos de autodefensa es que trabajan en su propio territorio, y así marcan la diferencia fundamental con “la gente de afuera”.

Para delimitar su perímetro de acción hacen retenes o barricadas en las entradas y salidas de los pueblos; con ellos, se separan social y territorialmente. La entrada y salida de estas comunidades hace que se materialice la estructura de vigilancia.

Así lo explica un autodefensa en Michoacán:

“Si todo el mundo se conoce y todo se sabe, se supone que se impiden ciertas prácticas. Si conozco a tu familia, y tú a la mía, y no estás directamente protegido por un grupo fuerte, vas a pensarlo dos veces antes de hacer cualquier pendejada. Entonces, aquí todo el mundo se vigila, para bien o para mal. Conoces el dicho, ¿verdad? Pueblo chico, infierno grande”.

Entonces, lo que buscan los grupos de autodefensa es la creación de un nuevo marco para el uso de la violencia.

Resulta paradójica la situación, pues se justifica el uso de violencia para la protección de la comunidad; esto le da legitimidad a los autodefensas.

¿De dónde sacan los recursos?

Los grupos de autodefensas suelen tener el respaldo de varias elites locales, como es el caso de los autodefensas en Michoacán, quienes tienen el apoyo de agro-industriales de la región, como madereros, limoneros, aguacateros, y también cuentan con el apoyo de empresarios y comerciantes importantes.

Se tiene conocimiento sobre figuras centrales del caciquismo local que han apoyado con armas y, sobre todo, los conectan con políticos, diputados, fuerzas armadas y policía.

Los grupos de autodefensa y su relación con el Estado

Aunque la relación entre autodefensas y Estado se caracteriza por roces y conflictos, en realidad el Estado se extiende de manera territorial y social a través de estos grupos armados ilegales. 

Por ejemplo, en Michoacán y Guerrero, los autodefensas obtienen autorización, generalmente informal, de mantener retenes y portar armas ligeras. Son tratos que se realizan en el campo, no hay acuerdos públicos de por medio.

En el caso de los autodefensas en Michoacán, en el año 2012, el respaldo se hizo oficial; de hecho, ha sido considerado como uno de los procesos de cooptación más emblemáticos de la historia reciente en México.

En este último caso, el apoyo público se convirtió en capital político.

Así es como podemos concluir que ser autodefensa representa un eje de movilidad social, como en Michoacán, donde las figuras principales del grupo obtuvieron un puesto político a nivel local o estatal.

Por ello, las autoridades asumen un papel central en el tema de los grupos de autodefensa; no reivindican el monopolio de la violencia inherente al Estado, sino que categorizan entre amigos y enemigos.

Por lo que, si lo vemos desde ese punto de vista, los grupos de autodefensa resultan ser un buen aliado para el Estado, al contrario de lo que algunos opinan; que en realidad demuestran la debilidad del Estado.

¿Ustedes qué piensan? 

Los comentarios están cerrados.