Baja inundación en Tula; habitantes regresan a sus casas

Luego de varios días consecutivos de tormentas en el centro del país, las lluvias han dado una tregua a la población de Tula, lo que ha permitido que la inundación disminuya considerablemente en algunas zonas de la ciudad.

Los pronósticos de nuevas y peores inundaciones por el escurrimiento o desfogue de presas que alimentan al Río Tula no se han concretado, y de hecho, se suspendió la alerta de evacuación que la tarde de ayer pusieron en marcha el Ejército, la Marina, la Guardia Nacional y la Policía estatal y municipal.

Zonas del centro de la ciudad donde el agua alcanzó entre 2 y 4 metros, incluido el Hospital General de Zona número 5 del IMSS, ahora tienen una altura de entre 30 y 40 centímetros.

Cientos de personas regresaron la mañana de este jueves a sus domicilios para sacar todo el lodo que dejaron las aguas negras y tratar de recuperar algo de sus pertenencias.

Cuadrillas del Ejército comenzaron a remover toneladas de lodo de las calles del centro de Tula, con el apoyo de algunos vecinos.

Las escenas fueron desoladoras: muebles, ropa, aparatos electrónicos, mercancía, enseres domésticos y hasta vehículos echados a perder, pero sin la pérdida de vidas humanas en calles y viviendas de Tula.

Los comentarios están cerrados.