BCS en el pódium

Gobernador de Baja California Sur dando un mensaje a través de redes sociales

El poder ejecutivo en México es unipersonal y está dividido en tres órdenes: federal; estatal; y municipal. En ese mismo orden, los titulares de dichos poderes con el Presidente de los Estados Unidos Mexicanos; los Gobernadores de los Estados y los Presidentes Municipales.

Día con día, el ejercicio del poder ejecutivo desgasta a quienes lo ejercen porque la mayoría de las decisiones de gobierno son impopulares; por esta razón, conciliar eficiencia gubernamental con una buena aceptación social, es una tarea muy compleja que exige una armónica combinación de muchos factores pero, sobre todo, un comportamiento ejemplar de parte del gobernante en turno.

Hasta el día de hoy, las mediciones de la efectividad de los gobernantes más aceptada por la sociedad han sido las encuestas realizadas por empresas serias que cuentan con metodología científica; no todas ellas logran un alcance nacional ni cuentan con los mismos protocolos para el desahogo de sus análisis, con lo cual su margen de error se achica o se amplía en función del rigor que aplican en sus levantamientos estadísticos. En todos los países democráticos, las casas encuestadoras han mejorado continuamente sus trabajos de campo y han evolucionado hasta convertirse en los referentes más acreditados para medir la aceptación y el respaldo social de quienes gobiernan.

Hay gobernadores mediáticamente famosos que no cuentan con un buen respaldo o aceptación de parte de sus gobernados. Casos como los de Baja California, Nuevo León, Chihuahua, Jalisco y Estado de México, nos dan cuenta de que la fama o el conocimiento extendido no necesariamente implican eficacia gubernamental y aceptación social de los ciudadanos de su Estado.

Hay otros, en cambio, que sin ser protagónicos, son muy asertivos en sus resultados y consecuentemente gozan del aprecio y valoración positiva de sus gobernados; podríamos decir que ellos son la crema y nata de los gobernadores del país; son el ejemplo a seguir porque han sabido desarrollar el perfil que los ciudadanos esperaban.

Distinción y reconocimiento especial merecen aquellos gobernadores que, a pocos meses de concluir su gestión de 6 años, logran mantenerse en el pódium de los gobiernos mejores calificados. Y más sobresalientes son quienes son mencionados no por una, sino por todas las encuestadoras nacionales con prestigio, como es el caso del Lic. Carlos Mendoza Davis, Gobernador de Baja California Sur, quien desde hace varios años y hasta la actualidad, se mantiene entre los tres primeros lugares de mejor desempeño y aceptación.

Honor a quien honor merece porque, independientes de filias y fobias partidistas, es un orgullo que Baja California Sur cuente con el gobernador o uno de los gobernadores mejor calificados del país; dicho no por él, ni por su familia, ni por sus amigos o por sus colaboradores, sino por el dictamen objetivo y científico de empresas encuestadoras externas.

Enhorabuena para el Sr. Gobernador y para Baja California Sur. Confiamos que el próximo Titular del Ejecutivo Estatal también sabrá obtener y conservar un lugar en el pódium de los mejores gobernadores de México.

¿Usted coincide que así será?

Esa es una duda sustentable.

@mexicanosalgri5

Comparte