BCS tiene un total 38,704 casos acumulados por Covid-19

Hay un total de 1,661 defunciones en BCS 

 

 

A más de un año de haberse dado a conocer el primer caso de coronavirus en el estado de Baja California Sur, la crisis sanitaria continúa con un promedio de 400 nuevos casos por día, según los datos brindados por la secretaría de salud del estado.

Aunado a esto, la presencia de tres casos de la variante Gama, Alfa y Delta, consideradas las más agresivas debido a que son las que menos responden a los tratamientos, las más difíciles de detectar y las más sencillas de infectar, aumenta el estado crítico en la que se encuentra la península sudcaliforniana.

En los últimos días, se anunció por parte de la secretaría de salud, que el número de hospitalizaciones va en aumento, hasta este miércoles se tienen 353 pacientes en cama, y de estos 143 están intubados; en todo el estado se tiene un total de 2,723 casos activos, 314 sospechosos y un total de mil 661 defunciones; hasta el momento 34 mil 520 personas se han recuperado y en total hay 38 mil 704 casos acumulados durante la emergencia sanitaria.

Ante este panorama el secretario de salud del estado, Víctor George Flores reconoció a nivel nacional que la entidad en estos momentos atraviesa por una situación crítica debido al incremento de los contagios a causa del coronavirus y la aparición de estas nuevas cepas.

Derivado a esto, la necesidad de más personal médico llevó a solicitar refuerzos a otras localidades arribando al estado un total de 20 médicos y 9 enfermeras y se esperan que lleguen más en los próximos días.

Por su parte la Secretaría de Marina envió 3 médicos y 4 enfermeras; el ejército trabaja en la instalación de un hospital móvil en Cabo San Lucas, además de que recientemente se recibieron ventiladores, monitores y otros equipos para atención de pacientes de Covid-19, y se anunció que para el próximo 15 de julio se encuentren  funcionando 30 camas en Cabo San Lucas.

Los esfuerzos por disminuir el número de contagios han sido estrictos en movilización local pero débiles la restricción de actividades turísticas y esta pudiera ser una de las explicaciones ante la aparición de nuevas cepas en el estado.

Durante esta crisis sanitaria se ha reforzado la atención médica, así como sus instalaciones, pero por otro lado, en medio del alza de contagios, el Gobernador del Estado realizó una reestructuración de actividades permitidas por nivel de alerta sanitarios, dando mayor permisión a actividades recreativas que estuvieron prohibidas cuando no estábamos en una situación tan crítica como la de ahora. 

Se sabe que reducir las restricciones de salud pública, así como la permisión de actividades económicas y recreativas innecesarias, es declarar una victoria anticipada contra la pandemia y esto contribuye a la expansión y poco control del virus.

Nadie sabe realmente cuándo ni cómo terminará esto o cómo será la nueva normalidad después del coronavirus, los efectos son muchos y aún no se vislumbran con claridad; se ha puesto mucha atención en el impacto económico que deja la pandemia, pero habría que revisar también el impacto psicológico de las medidas de distanciamiento y confinamiento social en la que estamos inmersos.

Por lo pronto a más de un año, el contexto de pandemia evidencía que la salud está en las manos de uno mismo, que no es el gobierno quién nos cuidará, ni las autoridades sanitarias, a pesar de estar encargados de ello.

 

Foto: Ivette Pérez

 

Los comentarios están cerrados.