Posible cambio a costos del menú: Canirac Los Cabos

Michael Zermeño, presidente de la Cámara Nacional de la Industria Restaurantera de Alimentos Condimentados (Canirac), añadió que el sector restaurantero compra limón para la producción o preparación de diversos alimentos y platillos, detectando que hay segmentos de negocio que están padeciendo el impacto en el costo de este producto, como marisquerías, taquerías y pequeños restaurantes, mismo que podrían considerar aumentar los precios del menú; refirió que en un año el costo del limón ha incrementado más del 300 %.

“Estas afectaciones se deben al mayor volumen de consumo en establecimientos como marisquerías, taquerías y en otros tipos de restaurantes en donde el limón, es indispensable para preparar, acompañar o sazonar ciertos platillos, con respecto a este incremento en el limón es  derivado de algunas circunstancias como la inflación del 7 %; y que es mayor a años anteriores, al menos en 20 años”.

Aseveró que en el último trimestre del 2021 que comprende de octubre a diciembre, el costo del limón iba desde los 21 hasta los 35 pesos el kilógramo y en la primera quincena de enero del 2022 el precio ya oscilaba de los 48.5 a los 60 pesos por kg, lo que representa un 100 a 120 % de aumento, mientras que en la segunda quincena de enero del 2021 el precio se disparó de los 62.05 pesos el kg hasta los 120 pesos el kilo, lo que representa un alza de un 300 % o más del valor del producto, esperando que para febrero o marzo el costo disminuya.

Aseveró que estos aumentos han sido absorbidos por los restauranteros para no afectar el bolsillo de los clientes, pero dejó entrever que no se descarta un posible aumento en los precios del menú sobre todo en negocios en donde el limón es un insumo muy utilizado.

“Esperamos que en un mes se de una estabilización en el costo de este producto, derivado de las nuevas cosechas, se espera una mayor producción por ende más oferta y de esta manera bajen los precios, exhortamos a las empresas proveedoras de limón y de legumbres a que, en medida de lo posible, apoyen al sector restaurantero con precios competitivos para minimizar el impacto en el costo de estos productos”.

Concluyó que para después de febrero sabrán si se da ese aumento en los precios a la carta, primero revisarán los costos en los últimos meses, aunque reconoció que hay algunos establecimientos que ya no pueden absorber el alto costo, sobre todo las micro y pequeños negocios, les será difícil afrontar los gastos, debido a que representará un costo muy elevado y serían los primeros en considerar subir el precio a los platillos del menú.

Los comentarios están cerrados.