Centros de rehabilitación en BCS convertidos en negocio: Coepris

Centros de rehabilitación en BCS convertidos en negocio: Coepris

-Blanca Pulido Medrano señaló que este tipo de lugares al funcionar sin ninguna normatividad solo están lucrando
-No estaba registrado en Coepris el centro donde estaba recluído el joven que murió y dejaron frente a Cruz Roja
– En el estado hay 52 centros de rehabilitación registrados y 13 están en Cabo San Lucas

Cabo San Lucas.- Blanca Pulido, titular de la Comisión Estatal de Protección contra Riesgos Sanitarios en la entidad, dio a conocer que en el estado hay 52 centros de rehabilitación registrados y 13 están en Cabo San Lucas, aseveró que este tipo de lugares se están convirtiendo en un negocio redondo sin importar cumplir con las normatividades oficiales para operar; hay casos de sitios que manejan alimentos caducos o en descomposición, además de un descontrolado manejo de medicamentos psicotrópicos; pacientes que tienen más de 2 años recluidos en supuesto tratamiento, entre otras irregularidades, como el hacinamiento y la nula presencia de personal capacitado y acreditado, arbitrariedades que hoy en día están siendo atendidas.

Reveló que el centro de rehabilitación en donde estaba el joven que murió la semana pasada y que fue depositado a las puertas de Cruz Roja en Cabo San Lucas, no estaba registrado ante la Coepris, es decir, no tenía la solicitud para iniciar su aviso de funcionamiento,

“mucha gente se está dedicando a colocar este tipo de centros pero sin cumplir las condiciones como lo marca la normatividad; ya se había expuesto el tema con la Alcaldesa y demás Presidentes Municipales del estado sobre el asunto, ya que es responsabilidad compartida atender esta situación, dado que si la persona quiere hacer negocio, lógicamente deberá tener la autorización del uso de suelo por parte del Municipio, así que si no reordenamos esto, va a ser un cuento de nunca acabar”.

Explicó que los centros de rehabilitación son sitios regulados por la Comisión Federal de Protección de Riesgos Sanitarios (Cofepris), sin embargo dado las irregularidades que se venían presentando en la entidad, al inicio de esta administración estatal, el jefe del Ejecutivo Carlos Mendoza dio la instrucción de que Coepris actuara en el caso, ya que de no hacerlo la situación nunca se regularía.
Destacó que a partir del 2016, la Coepris empezó a verificar los centros de rehabilitación, teniéndose en ese tiempo un promedio de 80 sitios y en el que varios fueron suspendidos, quedando en una cantidad de 52, la mayoría están en la ciudad de La Paz,

“Centros de rehabilitación que han ido entregando sus papeles a la Coepris, anunciando su aviso de funcionamiento, mas no tenemos registrados a la totalidad, como el caso del centro donde se encontraba el joven que murió a las afueras de la puerta de Cruz Roja de CSL y que provenía de ese lugar de rehabilitación”.

Añadió que en el caso de Cabo San Lucas se tienen registrados 13 Centros y algunos ya están suspendidos porque no cumplían con ningún requisito para operar, por lo que Coepris trabaja en verificación y supervisión de la infraestructura, es decir de que cuenten con lo necesario, como lo relacionado a la alimentación, además de capacitaciones en la Norma 251 que es para manejadores de alimentos, “manejaban alimentos caducos o en estado de descomposición, tema delicado”,

así mismo dijo que las autoridades trabajan en la Norma 028 y que va enfocada a los Centros de Rehabilitación, mismos que deben tener reglas muy específicas, como el separar a los hombres de mujeres y menores de edad hombres, además de que deben contar con expediente médico individual y prescripción de manera personalizada.

Aseveró qué hay muchos centros que no quieren anunciarse ante las autoridades estatales, porque no quieren ser verificados y correr el riesgo de ser suspendidos y todo porque no cumplen con las normas básicas, no cuentan con consultorios médicos y con el especialista responsable del centro.

Puntualizó que en algunos centros de rehabilitación se detectó el manejo de medicamentos psicotrópicos a granel y en grandes cantidades, “a lo que les dije que no estaba permitido, así fuera donado; todo manejo de medicamento psicotrópico debe hacerse bajo preinscripción médica. Hay muchas cosas que la Coepris ha tratado de regularizar”.
Detalló que de los 52 centros de rehabilitación existentes en el estado y que ya llevan el aviso de funcionamiento otorgado por la SSa, debido a que ya cumplieron con todo son 9, cantidad mínima debido a que hay pocos inspectores para la Comisión, así mismo dijo que están trabajando con la Comisión Estatal contra las Adicciones para ver lo relacionado al manual de manejo y que lo hace el área de Servicios de Salud; la idea es capacitar al personal y revisar el manual de manejo de los centros para que se acrediten ante la Comisión Nacional contra las Adicciones.

Destacó que dentro de los sitios de rehabilitación se han encontrado casos de personas que tienen años en el centro, cosa que no debe de ser así, sino que el manejo debe ser de seis meses y posteriormente volver a valorar el comportamiento de la persona y considerar si se puede admitir de nuevo, pero no pueden estar guardados hasta por 4 años, además de que en algunos lugares las personas duermen en colchonetas, cuando deberían hacerlo en literas y contar con sanitarios en base a la cantidad de pacientes.

“Cualquier casa de interés social las están usando como sitios para rehabilitar gente. Les pido a padres de familia, tíos, amigos, que antes de ingresar a una persona a un centro de rehabilitación, primero ingresen a la página de la SSa para que busquen en el Consejo Estatal contra las Adicciones los centros acreditados por Coepris”.

Destacó que la creación de los centros de rehabilitación ha sido un dolor de cabeza para la autoridad, ya que la mayoría no cumplen con las condiciones para operar, a pesar del buen deseo que tenga la persona por ayudar a los demás, “si no tienen las posibilidades económicas, no se metan en esto, porque no es un negocio de nada más pedirle a una mamá o papá que está desesperado dinero para rehabilitar a una persona, hay una serie de técnicas que deben estar avaladas por las autoridades de salud”.