Omar Cervantes renuncia como vocero de la SEGOB

Omar Cervantes Rodríguez, quien se desempeñaba como director de Comunicación Social de la Secretaría de Gobernación (Segob), a cargo de Olga Sánchez Cordero, presentó su renuncia este martes con carácter irrevocable y tendrá efecto a partir del próximo 15 de junio. 

En una carta dirigida a la titular de la Segob, Cervantes Rodríguez no explicó los motivos de su renuncia, pero afirmó que la decisión la tomó de manera “voluntaria y personal, en congruencia con lo que soy”.

La salida del ahora exvocero se da luego de que el pasado fin de semana circuló en redes sociales el audio de una plática en la que presuntamente pidió a su interlocutor involucrar a “los Scherer”; al consejero jurídico de la Presidencia de la República, Julio Scherer, y su familia, en el apoyo al candidato de la alianza PRI-PRD a la gubernatura de Nuevo León, Adrián de la Garza.

“Que alguien diga que los Scherer abiertamente ya están apoyando a Adrián (de la Garza) en la recta final (de la campaña)”, se escucha en el audio.

“Colar esta (información) te viste de gloria conmigo y con la amiga de aquí”, también se escucha.

Cervantes Rodríguez presentó el lunes pasado denuncias ante la Fiscalía Especializada en Delitos Electorales y la Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México “contra quien o quienes resulten responsables y como consecuencia de segmentos de audios manipulados que fueron publicados en redes sociales y que lesionan mi persona”.

En su cuenta de Twitter, informó que presentó las denuncias a título personal, por lo que deslindó de las mismas a la Secretaría de Gobernación y a Olga Sánchez Cordero. 

“Con convicción y congruencia actúo para que este tipo de acciones de espionaje e intimidación, que pertenecen al pasado, sean castigadas”, escribió.

“Seguiré sirviendo a mi país desde otras trincheras como comunicador social, promotor de la salud y el bienestar, así como especialista en adicciones. Además de un ciudadano comprometido con México”, refirió. 

Los comentarios están cerrados.