China confirma primer caso de la variante ómicron

Este lunes China confirmó el primer caso de la variante ómicron en la ciudad de Tianjin, que de acuerdo a un periódico local, se trata de un paciente asintomático que actualmente se encuentra en aislamiento.

Según el informe, la primer prueba que se le realizó fue la del Covid-19 y otras más determinaron qué se trataba de la variante ómicron. No se mencionó de qué país provenía, ni se dio más detalles, sólo de dijo que se encuentra en aislamiento a 111 kilómetros de la capital.

El análisis lo realizó el Centro de Control y Prevención de Enfermedades en la sede de Tianjin, confirmando así el nuevo caso de la variante.

Esto ha sembrado temor en las autoridades, ya que actualmente China está lidiando con un alza de contagios en toda su región debido a que es uno de los países más poblados, lo que podría presentar un riesgo para los Juegos Olímpicos de Invierno que se tienen previstos realizarse en Pekín para febrero del siguiente año.

Sin embargo, pese a los esfuerzos que el gobierno chino había implementado, para evitar el ingreso al país de esta nueva variante, tras darse a conocer el pasado 24 de noviembre, esta logró llegar al territorio, algo que esperaban las autoridades.

Desde el inicio de la pandemia China, se ha caracterizado por implementar estrictos controles sanitarios, remarcando su cero tolerancia contra el coronavirus, obligando a los viajeros a realizar una cuarentena obligatoria de al menos 14 días en un hotel pagados por ellos mismos.

Cabe destacar que recientemente el país asiático aprobó un nuevo tratamiento contra el Covid-19 tras dos años de la aparición del virus y se extendiera por todo el mundo, así lo dio a conocer la Agencia Nacional de Medicamentos mediante un comunicado, donde se explicó que dicho medicamento fue autorizado para su uso de emergencia y a base de anticuerpos monoclonales que se adhieren a la espiga del coronavirus para reducir su capacidad de penetrar en células humanas.

Recalcan que sirve para evitar complicaciones graves hasta un 80%, ya sea reducir el riesgo de muerte y hospitalizaciones. Se administra con una inyección y fue elaborado por la Universidad Tsinghua de Pekín, el hospital No. 3 de Shenzhen y Brii Biosciences.

Por otra parte, China se ha negado a recibir vacunas extranjeras y asegura tener al 70% de su población vacunada con dosis locales.

Los comentarios están cerrados.