Corea del Norte aviva el discurso pero Biden se lo toma con calma

Durante su única reunión, Barack Obama le advirtió a Donald Trump que Corea del Norte sería el problema más apremiante, poniendo al nuevo presidente rumbo a una política que pasó bruscamente de amenazar con la guerra a cortejar al joven líder Kim Jong Un. 

Cuatro años después, el presidente Joe Biden no demuestra tal urgencia, y es mucho más predecible, incluso cuando el estado autoritario intensifica tanto los lanzamientos de cohetes como la retórica. 

La administración Biden ha dicho en repetidas ocasiones que está dispuesta a reanudar las conversaciones sin condiciones previas, pero también muestra poco interés en atraer a Corea del Norte, que quiere poner fin a las sanciones radicales.

Para Biden, Corea del Norte “sigue siendo un tema prioritario, pero también un escenario sin salida”, dijo Jenny Town, investigadora principal del Stimson Center.

Una diplomacia más proactiva expondría a Biden a acusaciones de que está recompensando un “mal comportamiento”, de que fue demasiado lejos o no lo suficiente.

“Si se analiza cuánto capital político está dispuesto a gastar la administración en este tema, especialmente después de Afganistán, probablemente no sea muy alto”, dijo.

Corea del Norte anunció que los ensayos recientes incluyeron un nuevo misil hipersónico, cuya velocidad podría cambiar las reglas del juego, y Kim calificó la oferta de conversaciones con Estados Unidos como un “truco insignificante”. 

Trump había buscado un acuerdo de amplio alcance con Corea del Norte, con el que Estados Unidos aún sigue técnicamente en guerra, pero sus tres reuniones no produjeron más que las promesas de Kim de aplazar las pruebas nucleares y de misiles de largo alcance.

“Lo último que va a querer Kim Jong Un es otro fracaso diplomático de alto perfil en un momento en el que tienen dificultades económicas y dificultades relacionadas con covid”, dijo Town.

¿Pasos pequeños?

En una revisión de políticas en abril, la administración Biden dijo que estaba dispuesta a involucrar a Corea del Norte y ser flexible. 

La política parecía ser diferente a la pompa de Trump y de, al menos en el papel, la “paciencia estratégica” de Obama, o la de esperar indefinidamente hasta que Corea del Norte se mueva. 

Pocos observadores de Corea del Norte creen que Kim aceptará las demandas de Estados Unidos de renunciar al arsenal nuclear, visto como el máximo garante de la seguridad.

Pero Jacob Stokes, miembro del Centro para una Nueva Seguridad Estadounidense, dijo que la administración de Biden aún podría negociar el fin de conductas provocativas como las pruebas.

El desafío “es si puedes puede dejar de lado la pregunta a un largo plazo, el tiempo suficiente, para lograr un progreso provisional”, dijo Stokes.

Si Corea del Norte quiere seguir el ritmo de “provocaciones agresivas hasta que Estados Unidos y Corea del Sur brinden un montón de concesiones unilaterales por adelantado, como el precio de incluso llegar a la mesa de negociaciones, es muy poco probable que funcione”, dijo.

No obstante, Corea del Norte ha tomado pequeñas medidas para aliviar las tensiones con Corea del Sur, incluido el restablecimiento de una línea directa militar.

La administración Biden ha dado prioridad a los aliados de Corea del Sur y Japón y ha respaldado los esfuerzos del moderado presidente del Sur, Moon Jae-In.

El secretario de Estado Antony Blinken dijo el jueves que apoya cualquier esfuerzo de Corea del Sur que pueda “reducir los riesgos”, incluso en momentos en que Estados Unidos se prepara para llevar a Corea del Norte ante el Consejo de Seguridad de la ONU. 

Buscando nuevas formas

Ken Gause, quien dirige el programa de análisis de adversarios en la organización de investigación CNA, dijo que Corea del Norte parecía estar siguiendo un enfoque de dos vías para aumentar las apuestas con Estados Unidos, mientras espera que Corea del Sur pueda impulsar la diplomacia.

“Corea del Norte tiene un plan de juego: sacar a Estados Unidos de la paciencia estratégica y hacer que pongan sobre la mesa el alivio de las sanciones. Por eso rechazan conversaciones incondicionales”, dijo Gause.

Dijo que la administración anterior, “completamente por razones que tenían que ver con la mentalidad de Trump”, encontró una forma más productiva de involucrar a Corea del Norte, pero finalmente fracasó al centrarse en la presión en lugar de los incentivos.

Trump temía que la administración de Biden, llena de políticos veteranos, pensara algo diferente.

“Durante los últimos 40-50 años, hemos enmarcado este problema como un juego bilateral de suma cero en blanco y negro en la península de Corea: usted gana, nosotros perdemos, nosotros ganamos, usted pierde. Ahí es donde estamos ahora”.

Los comentarios están cerrados.