¿Cuáles son los retos de la logística en Centroamérica?

Crisis en el transporte, crisis en las navieras y puertos, crisis en la cadena de suministro…¿hay alguna buena noticia en el sector logístico?

En realidad sí, y todas pasan por lo mismo: la ventaja competitiva de las empresas de transporte en Centroamérica tras haber apostado por la tecnología como aliada ante sus propios clientes.

Dicho así suena a que es una información importante. Y es que lo es. Desde hace años, las empresas de logística y transporte han sabido dar el salto hacia la digitalización en busca de dar respuesta al flujo de comercio por tierra necesario para abastecer los mercados.

El riesgo que está suponiendo la escasez de ciertos productos y materias primas en los mercados internacionales pueden paliarse gracias al movimiento vía terrestre de alternativas que solucionen las necesidades.

Gracias a los sistemas de GPS, además, pese a que el transporte se haga de forma transfronteriza se puede conocer en tiempo real su recorrido y datos que dan buena cuenta del estado de conductor, carga y camión. Gracias a la monitorización de velocidades, de paradas para descanso, de la temperatura de la carga o incluso del estado mecánico del vehículo, conseguir llegar en tiempo y en buenas condiciones a destino es cada vez más sencillo.

¿Cuáles son entonces los retos de la logística?

Samsara, empresa especializada en hardware para la digitalización de flotas lo tiene claro: aprovechar el potencial de la tecnología para mejorar el transporte, la experiencia y la conducción.

Y todo se basaría en varios ejes.

En primer lugar, sería necesario crear toda una infraestructura a nivel continental para garantizar que las carreteras puedan responder – sobre todo en el caso de las autovías de comunicación – a las posibilidades tecnológicas que ya llevan los vehículos. Aspirar a carreteras inteligentes que sean capaces de ir recogiendo y enviando datos a los vehículos facilitaría su conducción y ruta.

En segundo lugar, la creación de hubs estratégicos que sirvieran de paradas técnicas, almacenaje y logística en zonas de tránsito terrestre. ¿Qué significa eso? Hacer una serie de infraestructuras capaces de servir de almacenamiento logístico para acabar acortando las rutas mientras se da cobertura a los destinos finales.

En tercer lugar, sería necesario agilizar los controles fronterizos para los camiones. Se pueden buscar las respuestas tecnológicas al hardware ya existente para las flotas. Desde la lectura digitalizada del mandato ELD, pasando por incluso registro biométrico de conductores para aprobar su entrada fronteriza o incluso inspecciones digitalizadas del sistema mecánico del vehículo, todo puede agilizar el transporte.

Finalmente, habrá que ir también dando pasos hacia el transporte sostenible llenando las carreteras de soluciones para la carga eléctrica de los vehículos de transporte que están en claro camino hacia su vertiente híbrida o eléctrica.

Con estos pilares desarrollados, Centroamérica y el comercio en todo el continente pueda salir no solo beneficiado sino optimizado y competitivo a todos los niveles del comercio internacional, pudiendo dar respuesta y solución a la cadena de suministro en tiempo récord.

Los comentarios están cerrados.