Miscelánea fiscal: ¿cultura tributaria o persecución fiscal?

Los diputados aprobaron la Miscelánea Fiscal 2022. En ella se establece que al cumplir 18 años, los jóvenes deberán inscribirse en el Registro Federal de Contribuyentes (RFC).

Te puede interesar: Avalan Miscelánea Fiscal: RFC obligatorio a jóvenes

 

La reforma

La propuesta enviada por el presidente Andrés Manuel López Obrador incluía un párrafo en el Código Fiscal que decía:

“Las personas físicas mayores de edad deberán solicitar su inscripción al Registro Federal de Contribuyentes”.

Ante la controversia que provocó esta reforma, la Comisión de Hacienda y Crédito Público modificó el dictamen:

“La referida inscripción en el Registro Federal de Contribuyentes no implica que las personas mayores de 18 años que se inscriban estarán obligadas a pagar contribuciones o presentar declaraciones, entre otras obligaciones fiscales, ya que en caso de no realizar actividad económica alguna, el alta se dará ‘sin obligaciones’ y solo hasta que se incorporen a alguna actividad económica”.

Esta medida no aplicaría sanciones por no pagar impuestos; si a los 18 años no se cuenta con trabajo, no habrá obligaciones fiscales.

Así lo explicó Raquel Buenrostro, titular del SAT:

“En el SAT hay una figura que se llama contribuyente o sujeto no obligado, y no hacen declaraciones, no tienen más que su RFC, su firma electrónica y no se vuelven a parar en el SAT”.

 

Las transferencias

Los depósitos que se hagan entre padres e hijos no estarán gravados.

Si el depósito lo realizan otros familiares “se consideran donativos” que no implican un impuesto, solo se requerirá información adicional cuando el monto sea arriba de medio millón de pesos.

El director en Asesores Profesionales Contadores, Rafael Arenas, dijo que hay detalles para tomar en cuenta con respecto a los depósitos de terceros poniendo como ejemplo un depósito por 50 mil pesos que un tío realiza a su sobrino para gastos universitarios:

“No es un descendiente en línea recta, (por lo que el dinero) sí estaría gravado a menos que él diga que es un préstamo y lo compruebe. Para eso voy a tener que firmar un contrato de mutuo, para cuando llegue la autoridad y pregunte”.

La otra opción sería manejarlo como donación pues cada persona tendrá derecho de recibir hasta 100 mil pesos en esta modalidad. Si el joven está registrado pero no tiene actividad económica, deberá informar en su declaración que tuvo ingresos exentos y así no se llevará a cabo la retención de impuestos.

 

¿Y las sanciones?

Raquel Buenrostro fue cuestionada para saber si el registro sería obligatorio, a lo que ella respondió:

“Nosotros creemos que primero tenemos que empezar por ir cambiando la cultura fiscal. Decir que es obligatorio como una forma de concientizar pero nosotros desde la propuesta estamos diciendo que no se les va a multar ni sancionar”.

Sin embargo, la diputada Lidia García planteó una reserva la cual fue avalada:

“Con esta adición aseguramos que a los jóvenes de 18 años no se les aplique ninguna sanción en el caso de que no se inscriban al RFC”.

 

‘Terrorismo’ fiscal

El director en Asesores Profesionales Contadores, Rafael Arenas, considera que esto es un terrorismo y persecución fiscal:

“Sí creo que es terrorismo fiscal porque el hecho de que yo ya me encuentre en una base de datos, de la entidad fiscalizadora es porque yo ya voy a estar localizado, porque además ya hay otra reforma en el mismo código que habla de la geolocalización de las personas, entonces ya no es nada más saber si abriste alguna cuenta de cheques, si tienes RFC, si tienes CURP, sino también en dónde vas a estar”.

 

¿Por qué el SAT quiere llevar a cabo esta medida?

Según Raquel Buenrostro, esta medida se propone con tres finalidades:

  • Evitar el robo de identidad
  • Facilitar el ingreso de los jóvenes al mercado laboral
  • Generar una cultura fiscal en México.

Y precisó:

“Queremos que nuestros jóvenes, a partir de que adquieren la ciudadanía, también sean conscientes de que en algún momento tienen que contribuir con su país”.

Con respecto al robo de identidad, dijo:

“Que la mayoría de las empresas factureras, aproximadamente el 70 % no se registra ante el SAT, sino con corredores públicos, y ese 70 % son de factureras, entonces les roban la identidad, se abren empresas con jovencitos de 18 años, empresas de miles de millones de pesos”.

Los comentarios están cerrados.