Siempre sí demandarán a Alec Baldwin por homicidio involuntario

La familia de Halyna Hutchins, directora de fotografía que murió durante el rodaje de la película “Rust”, presentará una demanda por homicidio involuntario contra el actor Alec Baldwin y demás equipo de producción, como productores, equipo de armería, etc.

La muerte espontánea de Hutchins, se produjo luego de una serie de inconsistencias presentadas en el equipo de armería, en el mes de octubre del 2021, mientras Baldwin, Hutchins y Souza se encontraban ensayando un escena en Nuevo México que involucraba el uso de un arma, la cual presuntamente disparó el actor confiado en que se encontraba descargada, hiriendo al director Joel Souza y matando a Hutchins.

Se echan la bolita

De acuerdo al abogado de la familia de Hutchins, Brian Panish, en la demanda presentada se alegan diversas “violaciones de seguridad y normas de la industria”, como el hecho de que la productora por haber recortado gastos contrató equipo barato y personal no capacitado, como la armera Hanna Gutierrez-Red que no contaba con la experiencia ni estaba cualificada para realizar el trabajo, además presuntamente haberle pedido que dividiera su tiempo en un segundo puesto como ayudante de atrezzo.

Según la demanda hubo más de 15 procedimientos estándares de la industria que fueron ignorados, en los que se incluyen, no contratar personal calificado, utilizar armas reales en lugar de utilería y no tener equipo de seguridad para los trabajadores. También se menciona a Hanna Gutierrez Red, a la maestra de utilería Sarah Zachry y el asistente de dirección Dave Halls, no obstante el abogado de este último dijo que no era su responsabilidad el revisar el arma.

Sin embargo Gutiérrez-Red demandó al proveedor de armas de la película, alegando que mezcló balas falsas con reales, en un intento de mostrar su inocencia.

Por su parte el abogado de la familia de Hutchins, alegó que el no haber seguido las “normas y directrices”, dejó como consecuencia este fatal incidente. De igual manera exclamó que la conducta de la producción fue imprudente, al intentar reducir costos, provocó la muerte de la directora de fotografía. Además de culpar a Balwin de haberse negado a recibir entrenamiento para desenfundar el arma.

No obstante, no es la primer demanda que se presenta contra el actor, pues Serge Svernoy, director de iluminación, también presentó una contra Baldwin por negligencia.

Defensa de Baldwin

Mientras que el abogado de Baldwin, Aaron Dyer asegura que las acusaciones en contra del actor, por su imprudencia al disparar un arma con una munición real, son falsas, por lo que hasta el momento se encuentran cooperando con las autoridades para investigar el porqué el arma se encontraba cargada, puesto que el resto del crew se confió en lo que decía el equipo de armería de que se trataba de una “pistola fría”, lo que significa que era de utilería, por lo tanto, no habría manera de que se produjera una descarga.

En su defensa Baldwin mencionó para la ABC que el y Hutchins se encontraban ensayando como debería de colocarse antes de disparar el arma y que se suponía que el arma estaba vacía, pues le habían asegurado que no estaba cargada. Así mismo afirmó que “nunca le apuntaría a nadie con un arma y luego apretaría el gatillo”, por lo que la cuestión es, “¿de dónde salió la bala real?”

“Nunca apuntaría a nadie con un arma ni jalaría del gatillo. Alguien puso una bala real en un arma, una bala que ni siquiera se suponía que estuviera en la propiedad. Alguien es responsable de lo que pasó, y no puedo decir quién es, pero sé que no soy yo”, dijo Baldwin en la entrevista.

“No sé qué pasó en ese set. No sé cómo llegó esa bala a esa pistola. No lo sé. Pero estoy totalmente a favor de hacer cualquier cosa que nos lleve a un lugar donde es menos probable que esto vuelva a suceder”, prosiguió.

Contó que Hutchins lo estaba guiando en ese momento, sobre cómo quería que sostuviera el arma y en qué ángulo debía de hacerlo. Dijo que él apuntó la pistola debajo de su axila, únicamente amartillando el arma, más nunca jaló el gatillo y que justo en el momento en que ella cayó, pensó que se había desmayado, ya que nunca pasó por su mente que tuviera una bala real.

“La idea de que había una bala en vivo en ese arma no se me ocurrió hasta probablemente entre 45 minutos y una hora después”, aseguró.

Los comentarios están cerrados.