Continúa el deterioro de la salud mental por la pandemia

Claudia Pastrana Orellana, doctora en psicología, psicoterapeuta, perito psicólogo federal y estatal develó que sin duda alguna, la pandemia por Covid-19, ha generado un decremento en la salud mental de la población la cual continúa. 

“Aún siguen estando en crisis las personas porque además tuvieron cambios muy fuertes en cuanto a pérdida de trabajo, la economía, y todo esto, si va directamente relacionada a la salud mental”, expresó.

Destacó que el grupo más afectado son los jóvenes y niños que estén en edad escolar llámese kínder hasta universidad, quienes están sufriendo de depresión y ansiedad, deteriorándose hasta su rendimiento escolar, pues requieren volver a la interacción en persona. 

Por todo lo anterior, Pastrana Orellana afirmó que la pandemia continúa teniendo afectaciones en la salud mental de los Cabeños y con ello llamó a los familiares a estar atentos a los cambios en el estado de ánimo de quien les rodean.

“Si nosotros vemos cambios importantes en la conducta de una persona, sobre todo de jóvenes, niños y niñas tenemos que acercarnos y ver, y preguntar qué te pasa, qué sientes, cómo te sientes, y muchos de ellos a lo mejor no van a saber decir exactamente qué les pasa, pero si nos van a externar algún tipo de incomodidad, entonces sí es importante que nosotros observemos detenidamente que está sucediendo con alguien para poder intervenir desde ahí”, aseveró. 

Señaló que el regreso a clases de manera presencial será un factor importante en la salud mental de los infantes y del sector educativo, quienes también han estado conflictuados ante los nuevos métodos de aprendizaje, sin embargo, determinó que es vital seguir cuidándose y por lo tanto cumpliendo con los protocolos de salud y ello implica acudir a la vacunación cuando sean requeridos, pues permitirá que la tensión social también disminuya.

Expuso que el regreso también permitirá disminuir el rezago de aprendizaje que en el último año se ha acrecentado y con ello todo el desbalance sufrido en el 2020, el cual llegó de manera inesperada, empieza a estabilizarse, pese que dejó claro las carencias que se tienen en la municipalidad para atender la salud mental de su población, por lo que no se puede bajar la guardia.

Finalmente explicó que la salud mental durante décadas ha tenido cientos de tabús, entre ellos que es un acto de debilidad, cuando en realidad es hacerse cargo de las emociones que no se tienen en control, por lo que incitó a buscar siempre el apoyo de profesionales para tener calidad de vida.

Foto: Julio Parra

Los comentarios están cerrados.