Diciembre coctelero, altos riesgos en accidentes viales, incendios y fugas de gas

Juan Carbajal Figueroa, comandante del Cuerpo de Bomberos en Cabo San Lucas, dio a conocer que la población debe redoblar esfuerzos en medidas preventivas y es que en diciembre, crecen los servicios en atención a accidentes viales, incendios por cortocircuitos y fugas de gas, cóctel de riesgo que se puede evitarse.

Explicó que el 24 y 31 de diciembre son fechas de mayor celebración y en el que las madrugadas, ya sea del 25 o primero de enero, se incrementan los accidentes en la vía pública y domicilios, influyendo en mucho la realización de las fiestas y/o posadas.

“La gente sale a divertirse por lo que hay un riesgo mayor a accidente, algunos manejan bajo los influjos del alcohol, lo que genera que los cuerpos de emergencia se mantengan al tanto de los accidentes que pudieran ocurrir”.

Refirió que los servicios tanto en las fechas de Navidad y Año Nuevo aumentan un 20%, en relación a días no festivos, accidentes que pueden evitarse sí el ciudadano y el automovilista toman precauciones al conducir, como evitar manejar con exceso de alcohol y utilizar el celular.

Puntualizó que otro riesgo latente en esta época de fin de año, son los incendios en zonas de invasión, en el que personas incurran en los famosos “diablitos” para tomar la luz, debido a que la manera en la que toman la energía eléctrica no es la adecuada.

“Con el afán de adornar sus casas empiezan a utilizar muchos adornos eléctricos, por lo que el cableado tan delgado no soporta la carga de energía y ahí es donde vienen los cortocircuitos, sobre todo en esta temporada navideña y lo más delicado, es que las viviendas de esa zona son construidas con materiales altamente combustibles”.

Enfatizó que cuando una vivienda de las áreas irregulares se incendia, otras 2 más se ven afectadas, debido a la cercanía que tienen una con la otra, eso sin contar el material con el que están construidas; otra situación que observó, es que las unidades de rescate tienen el problema del tránsito ya que los automovilistas o choferes no fácilmente dan el paso a la unidad.

“También tenemos el problema del tránsito y es que cuando hay una emergencia, regularmente el automovilista, no cede el paso a los vehículos de emergencia y esto retrasa más la llegada de auxilio, en el tema de incendios”.

Así mismo abundó que las fugas de gas son frecuentes en estas épocas navideñas y de fin de año.

“Son varios aspectos que tenemos que cuidar como instituciones de emergencia, pero insistió, pido el apoyo de la ciudadanía, ya que el hecho de tener unas fiestas tranquilas y con seguridad, no sólo depende de los cuerpos de emergencia, sino dependen del comportamiento social”.

Concluyó que el ciudadano hay que hacerlo entender que sí no participa y contribuye en las labores preventivas, llevará un nivel de riesgo en cuanto a accidente o incendio.

 

Los comentarios están cerrados.