Dinamarca endurece restricciones ante nueva cepa de covid-19

Dinamarca, que aplicaba ciertos límites para contener la propagación del nuevo coronavirus desde diciembre, anunció este martes un endurecimiento de sus restricciones, pidiendo a su población que evite los contactos sociales, para preservar su sistema de salud frente a la multiplicación de los casos vinculados con la cepa mutante británica.

“Quédese en casa todo lo que sea posible, evite encontrarse con otras personas fuera de su hogar, o de sus seres queridos”, pidió la jefa del gobierno danés Mette Frederiksen en una conferencia de prensa.

“Cada uno de nosotros debe reflexionar al cruzar la puerta”, afirmó por su parte el jefe de la policía nacional, Thorkild Fogde.

A partir del 6 de enero, se prohibirá reunirse a más de 5 personas, frente a las 10 anteriores –tanto en casa como en el exterior– y las distancias que deben respetarse entre las personas pasan de 1 a 2 metros. 

Si se reúnen las condiciones, estas medidas –y las que ya están en vigor desde el mes pasado (teletrabajo generalizado, escuelas, bares, restaurantes y comercios cerrados con excepción de las farmacias y tiendas de alimentos)– se levantarán a partir del 17 de enero.

Pero Frederiksen advirtió que seguramente se prolongarán o endurecerán. “Ya pueden irse preparando para ello”, dijo, afirmando que un toque de queda era “el último recurso”. 

Las guarderías y jardines de infancia permanecen abiertos por el momento. 

Dinamarca está preocupada por la circulación de la nueva variante del virus, que según las autoridades británicas sería hasta 74% más contagiosa. 

El país nórdico registró hasta la fecha un total de 172.779 casos de covid-19 y 1.420 muertes sobre 5,8 millones de habitantes.

Foto: Archivo

Los comentarios están cerrados.