Diputados de BCS contra de liberación del dorado a la pesca comercial

cámara de diputados BCS
  • El diputado Carlos Van Wormer declaró que la propuesta está “obedeciendo a mafias” que ya tienen el mercado acaparado. Consideró se trata de una iniciativa depredadora que afectaría enormemente al turismo en Baja California Sur

La Paz.- Los diputados locales en el Congreso del Estado, Carlos Van Wormer Ruiz, Ramiro Ruiz Flores y Marcelo Armenta, se manifestaron un rotundo “en contra” de la intención del legislador federal Maximiliano Ruiz Arias, de liberar el pez dorado a la pesca comercial.

Van Wormer Ruiz expresó que era una iniciativa “depredadora” que afectaría totalmente al turismo en Baja California Sur. “Totalmente en contra”, sentenció en un primero momento. “Liberar el dorado y con la lagunas en la ley en la captura incidental, van a acabar con todo, con el marlín, con la tuna, con el wahoo, con todo, porque nadan donde mismo, no es una pesca selectiva, van a autorizar pesca de redes indiscriminadas. No, no y no; vamos a pelear hasta la muerte esa ley, que no la liberen”, aseveró.

Afirmó que sería el acabose para Baja California Sur y para todas aquellas entidades donde se practica la pesca deportiva. Sostuvo que al contrario, se debe de prohibir la pesca comercial en el Mar de Cortés, en lugar de “estar promoviendo ecocidios, en qué incurren si se libera”. Declaró que dicha propuesta está “obedeciendo a mafias que ya tienen el mercado acaparado”.

También subrayó que la pesca deportiva fue lo que puso a Baja California Sur en el mapa como destino turístico.

A su vez, Ruiz Flores, a través de un pronunciamiento, calificó dicha intención como una “embestida legal”. Refirió que el presidente de la Comisión de Pesca de la Cámara de Diputados, dijo que la iniciativa buscaría beneficiar a miles de familias en México. En ese tenor, puso en duda que ésta sea positiva para Baja California Sur y cualquier otra entidad.

“Quisiera creer en la buena fe del legislador federal  de que  se van a beneficiar los pescadores ribereños del litoral Pacífico de nuestro México, pero la realidad nos ha demostrado en anteriores ocasiones que detrás de estas acciones justicieras a favor de nuestros pescadores, se encuentran intereses de importantes grupos de armadores nacionales e internacionales que sí tienen la flota  con capacidad instalada,  para ir masivamente tras las corridas de dorado en el litoral nacional, e inclusive en aguas internacionales; cosa que desafortunadamente, nuestros modestos pescadores ribereños no pueden hacer, siendo esto una realidad palpable que se ha presentado a lo largo de muchos años”, dijo el diputado de Morena de la fracción “Juntos Haremos Historia” (JHH).

Expuso que las razones por las que no debe abrirse esta especie a la pesca comercial, es porque representa un sustento en lo económico y en lo social.

Aseguró que el dorado, puesto a la venta al menudeo como captura comercial “jamás alcanzará la derrama económica que en la pesca deportiva en Los Cabos, Los Barriles-Buenavista y en otras partes de la entidad”.

Actualmente, la Ley General de Pesca y Acuacultura Sustentable en su Artículo 68, se encuentran reservadas para las actividades de la pesca deportiva, “las especies denominadas marlin, pez vela, pez espada, sábalo o chiro, pez gallo y dorado, en todas sus variedades biológicas, quedan destinadas de manera exclusiva para la pesca deportivo-recreativa, dentro de una franja de cincuenta millas náuticas, contadas a partir de la línea de base desde la cual se mide el mar territorial”.

“No podrán realizarse actividades de pesca distintas a las de investigación, sobre las especies destinadas a la pesca deportivo-recreativa en las áreas de reproducción que establezca la Secretaría mediante disposiciones reglamentarias”, cita el artículo.

Ruiz Flores expuso que según datos oficiales, en el año de 2018 el Gobierno del Estado vendió 120 mil permisos para pesca deportiva, la mayor parte de ellos para la zona Los Cabos. Asimismo, que cada permiso ampara entre 4 y 5 personas que se hacen a la mar para la práctica de la pesca deportiva, lo que significan entre 480 y 500 mil personas anualmente, una gran mayoría de ellos turistas de origen extranjero.

Se estima que cada una de las personas que participa en la actividad gasta entre mil 500 y mil 800 dólares en combustible, servicios de restaurante, alimentos y bebidas, hotel, personal de apoyo, renta de vehículos, entre otros, lo que genera una derrama en este sector de más de mil 500 millones de dólares y que producen cerca de 25 mil empleos directos e indirectos al año.

“Estoy plenamente seguro de que serán los grandes empresarios depredadores quienes se llevarán este producto por toneladas hasta ponerlo al borde de la extinción, como ha sucedido con otras especies en nuestros litorales sudcalifornianos”, añadió Ruiz Flores.

Adelantó que la próxima sesión presentará un Punto de Acuerdo para exhortar a los legisladores federales por Baja California Sur, “para que alcen la voz y defiendan los derechos de los sudcalifornianos y seguir manteniendo al dorado como una especie para la pesca deportiva por la importancia que tiene esta actividad para la entidad”.

Finalmente, el diputado Marcelo Armenta de Morena, se sumó al pronunciamiento y dijo que también aportarían al Punto de Acuerdo, pues sentenció estar en contra de la liberación.

Comparte