Edificios colapsados, viviendas y carros enterrados deja “Lidia” a su paso por Los Cabos

Edificios colapsados, viviendas y carros enterrados deja “Lidia” a su paso  por Los Cabos
En el vado Santa Rosa la corrida de agua arrasó con viviendas y vehículos que quedaron enterrados bajo el lodo   San José del Cabo.-Tristeza, miedo, desolación, fue como familias de alto riesgo vivieron el paso de la tormenta tropical “Lidia” por el municipio de Los Cabos. En el fraccionamiento Puerto Nuevo colapsó un edificio tras el crecimiento del arroyo y otros más a punto, por fortuna la familia había sido evacuada horas antes. Habitantes del fraccionamiento vecino denominado Monte Bello comentaron haber presenciado el crecimiento del arroyo, provocando pánico entre las familias que habitan sobre todo los edificios cerca del arroyo. “Vivimos aquí en Monte Bello y fue una noche de miedo junto con mis hijas”. “Urge que nos reubiquen en otra parte, ya no quiero vivir aquí, cuando compramos nos dijeron que aquí no era de alto riesgo y mire, salimos corriendo”. “Tuvimos mucho miedo, sólo escuchábamos el sonido del agua del arroyo, pensando que en cualquier momento nos íbamos a ir también nosotros, estamos inundados, todos los muebles se mojaron”. “Nos dimos cuenta cuando colapsó el edificio, como a las 3 de la mañana se escuchó muy fuerte, vecinos dicen que escucharon gritos, fue una larga noche, sí queremos reconocer a Protección Civil y la Policía Municipal que estuvieron muy al pendiente”. Francisco López Valenzuela “El Gobierno con tal de obtener dinero no le importa dónde construyen, se traduce en corrupción, ya es tiempo que el Gobierno ponga un alto, estamos en medio de los arroyos; vi la casa que se derrumbó y el carro se quedó en medio del arroyo y se salieron corriendo, se escuchaban muchos gritos como a la una de la madrugada; hasta que el niño se ahoga quieren tapar el hoyo, te aseguro que las autoridades sólo van a venir a ver y tomarse la foto”. Priscila “La madrugada fue cuando se puso más feo, salimos corriendo con los niños, miramos cómo se cayó el edificio, vimos como rebosaba el agua; nos tienen que reubicar, ya no queremos vivir aquí donde con sacrificio adquirimos; y llueve y tener que salir corriendo; está claro que al Gobierno lo que le interesa es lo del dinero, no la seguridad de la gente al autorizar las casas en zonas de alto riesgo. Escuchamos gritos de auxilio”. Gerardo “Nos dijo la constructora que estaríamos protegidos por el canal y ya vimos que nos va a pasar lo mismo que en Puerto Nuevo, queremos agradecer a los de Protección Civil y a la Policía Municipal, soldados y la Policía Estatal que estuvieron pendientes de nosotros, a mí me agarró la lluvia y la Policía Municipal me apoyó y me trajo a mi casa” En el vado Santa Rosa la corrida de agua arrasó con viviendas y vehículos que quedaron enterrados bajo el lodo Vecinos de este lugar externaron preocupación al tener la duda si había gente dentro de los carros y viviendas que quedaron enterrados en medio del arroyo. “De esos vehículos sacaron dos personas sin vida, aquí hay más carros enterrados y no sabemos si hay gente adentro, creo que esta casa era una tienda y no vimos que la gente se saliera, por eso no sabemos” Macario Mora “Aquí estaba la casa, el arroyo se llevó todo, muebles, ropa y todo, nos quedamos sin nada; tengo cuatro hijas, nos salimos al momento que el agua aumentó demasiado, como a las 9 de la noche nos fuimos, tuvimos miedo y preocupación y nos fuimos buscando hasta llegar al Cecyt, pedimos auxilio con mis hijos a las autoridades que nos ayuden y quedamos sin nada; vine por cuestiones de trabajo”. Emmanuel “Se llevó todo el arroyo; se llevó toda mi casa y ando viendo qué recuperar, más que nada la madera, vi el canal lleno de agua, en la madrugada se escuchaba mucha gente gritar que les ayudaran”. “No encuentro a mi amiga y sus dos hijos y es que ya con la crecida del arroyo no doy, es que ella no se salió y dicen que en la noche sí la escucharon gritar, cuando salimos el arroyo ya estaba crecido” Josué Suárez “Se metieron a robar a mi casa, me fui al albergue, unos vecinos me avisaron que se metieron y me robaron, y después la lluvia arrasó con lo que quedaba; vivíamos tres familias pero nos fuimos al albergue y hoy estamos sin nada”.
Comparte