La educación presenta rezago de 2 años

La pandemia desnuda, el arcaico sistema educativo que tiene México, más allá de poner una calificación aprobatoria debe medirse la calidad de lo aprendido, en qué condiciones regresan a las aulas

Adriana López Monje, presidenta de la Asociación de Padres de Familia Región Los Cabos dio a conocer que el problema de educación es grave debido al retraso de 2 años y es que muchos niños de tercer grado de primaria, no saben leer, escribir, ni comprender y no entienden de matemáticas, no hay nada que ayude a su desarrollo mental, intelectual, de relación con otros niños y todo, por qué se tiene un sistema educativo arcaico que la pandemia desnudó.

Indicó que hay un rezago terrible en educación de 2 años, debido al Sistema Nacional de Educación, mismo que es deficiente y arcaico, hoy en día se requiere del apoyo del papá para que el menor aprenda, siempre será un aprendizaje inducido y no deductivo, dirigido y guiado por un adulto, que los guía y les dice que hacer.

“No solamente está el tema de las calificaciones, es decir, si los reprueban o no, el asunto son las condiciones en la que menores regresan a las escuelas,  en todos los sentidos; las instituciones educativas no están preparadas para atender esta emergencia sanitaria que estamos viviendo y que, no ha terminado”.

Recalcó que debido a la pandemia se ha tenido que recurrir a la educación de manera híbrida y de que los niños, se vayan incorporando poco a poco a las aulas de clases, realmente los menores no están obligados a retornar a los salones para garantizar su derecho a la educación, el alumno puede recibir la enseñanza de donde este, sin importar el lugar, la obligación del estado es dar la educación ya que es un derecho.

“No es el número sino la enseñanza lo que cuenta, se debe garantizar que los menores realmente están aprendiendo, no que sus calificaciones sean números bonitos; el padre podrá solicitar que nadie repruebe porque no hay condiciones, sin  embargo  es algo que no resolverá nada”. 

Señaló que los actores como los maestros, padres, alumnos, planteles y autoridades, todos como parte de la educación y formadores en conjunto, deben involucrarse y garantizar una enseñanza de calidad, de lo contrario, los menores van a estar mal en todos los sentidos,  sin importar que se le  pongan la mejor calificación.

“Qué importa que le pongan 10 si no sabe leer ni escribir, eso nada más calma la conciencia de las autoridades porque van a ponerle un número que los padres no le van a venir a recriminar, los padres creen que los van a calificar a ellos con las calificaciones de los niños por que los padres son muy buenos,, sienten que a ellos los califican, cuando en realidad hay que calificar a los niños por lo que aprenden, no por las negociaciones de maestros y padres de familias o maestros y los niños”. 

Concluyó diciendo que se requiere de una educación de calidad que garantice la formación de estudiantes bien preparados para los desafíos que vienen en el futuro.

Los comentarios están cerrados.