¡El cambio climático no es un juego, nos jugamos la vida!

Por Santiago Creel Miranda

El cambio climático no es un juego, nos jugamos auténticamente la vida, esta es la presa La Boca en Monterrey, Nuevo León (totalmente seca); esta es una calle de Toluca en el Estado de México (completamente inundada), ambas imágenes son de este mes. Sí, tenemos un serio problema con el agua y ciertos lugares llega en exceso y se desaprovecha, mientras que en otros lados no llega suficiente o de plano no hay.

Hoy, un tercio del territorio nacional vive en crisis de agua por sequía severas, pero si consideramos a aquellos lugares con sequías moderadas o anormalmente secos llegamos a un 80% de todo el territorio y eso ¿qué problema genera?

Si no hay agua, nuestra calidad de vida baja, veamos en el espejo de Monterrey donde las familias si bien les va, tiene acceso a agua potable solamente cuatro horas al día, el resto del tiempo no hay agua para beber, ir al baño, cocinar, ducharse, ese es el destino de todos nosotros si no hacemos algo.

Sin agua las áreas verdes comienzan a secarse y con ello aumenta el riesgo de incendios, los cuales serán difícil de combatir sin agua. La temperatura aumenta y con ello los golpes de calor y las enfermedades.

En el otro extremo, el sur sureste mexicano sufre de más inundaciones a causa de ciclones cada vez más frecuentes, y todo sin apoyo del dinero del antiguo Fonden, porque el gobierno de Morena ya lo desapareció.

Se debe diseñar un plan integral de agua para todos, con planeación estratégica, aprovechar el agua en exceso o reciclarla para hacerla llegar a donde no la tienen, además, de construir la infraestructura, pero también la cultura de ahorro del agua, para librar los tiempos de sequía y protegernos en las épocas de exceso de agua.

Urge que el gobierno tome medidas necesarias para cumplir con su obligación, así lo dice el artículo cuarto de la Constitución, toda persona tiene derecho al acceso y disposición y saneamiento de agua para su consumo personal en forma suficiente, salubre, aceptable y asequible, el estado garantizará ese derecho.

En agua y cambio climático es momento de actuar, el tiempo nos juega la contra.

Los comentarios están cerrados.