El deporte en Querétaro se detiene por la violencia en el Corregidora

Aún hay daños colaterales por la violencia que se generó el sábado anterior en el estadio La Corregidora de Querétaro, entre las aficiones de los Gallos Blancos y el Atlas.

Los demás espectáculos deportivos de la ciudad, han sido aplazados debido a que el público y las autoridades, sobre todo, no están listas para reanudar actividades, después de la gresca que afectó a tal grado, que los dueños del equipo, debieron de ser expulsados de la Liga MX.

El Instituto del Deporte y la Recreación del estado de Querétaro, le prohibió a la Liga de Futbol Americano Profesional de México, efectuar el partido programado para este día, en donde los Gallos Negros jugarían contra los Reyes de Jalisco, en juego de la Semana 2 de la temporada 2022.

El partido se iba a jugar en el nuevo estadio Olímpico de Querétaro.

El Instituto del Deporte y la Recreación del estado de Querétaro, comunicó: “Les hago de su conocimiento que con base a los hechos suscitados el pasado sábado 5 de marzo en el estadio Corregidora, le notifico que como autoridad deportiva en el estado, y al no contar con las condiciones para realizar eventos deportivos con sus pares del Estado de Jalisco, se suspende todo evento deportivo programado para el 13 de marzo del año en curso, en el Estadio Olímpico, y en cualquier otro lugar del estado, hasta nuevo aviso”.

Hasta ayer sábado suman 22 detenidos por las autoridades queretanas, por la violencia suscitada en el estadio La Corregidora. Los hospitalizados han sido dados de alto, poco a poco.

El futuro de los Gallos Blancos del Querétaro está en el aire. El equipo no podrá jugar en La Corregidora por un año y sobre su cabeza pende el peligro de que lo puedan vender en cualquier momento.

 

Los comentarios están cerrados.