La embajada de Afganistán en EEUU cerrará por falta de fondo

Veinticinco diplomáticos, que representaron al Estado afgano antes de su caída en manos de los talibanes en agosto, pronto ya no podrán beneficiarse de su estatus y deberán, en un mes, solicitar un nuevo visado para permanecer en Estados Unidos con sus familias, dijo a la AFP el funcionario bajo condición de anonimato.

El Departamento de Estado pretende, en coordinación con ellos y a partir de la próxima semana:

“Facilitar un cierre ordenado para proteger y preservar todas las propiedades de la misión diplomática en Estados Unidos hasta que se puedan reanudar las operaciones”, señaló.

Los talibanes no son reconocidos por la comunidad internacional y no han asumido el control real de las misiones diplomáticas, que ya no están financiadas y, a menudo, se encuentran en manos de diplomáticos leales al anterior gobierno pro occidental.

“La embajada y los consulados afganos (en Los Ángeles y Nueva York, ndlr) están experimentando importantes dificultades financieras, sus cuentas bancarias no están disponibles”, prosiguió el alto funcionario estadounidense.

Precisó que el congelamiento de los fondos, varios cientos de miles de dólares, fue decidido por los bancos, y no por el gobierno.

“No tenemos la intención de acreditar a los diplomáticos designados por los talibanes en este momento”, destacó la fuente. “Podría suceder mucho más tarde, si decidiéramos acercarnos al reconocimiento oficial” de los talibanes como autoridad legítima en Kabul.

En enero, el embajador afgano en Pekín renunció tras quedar sin financiamiento desde Kabul.

A principios de febrero, luego de la visita de una delegación talibán a Noruega para mantener conversaciones con varios diplomáticos occidentales, el ministro de Exteriores talibán dijo a la AFP que su gobierno estaba “más cerca” de ser reconocido.

“Es nuestro derecho, el derecho de los afganos”, añadió Amir Khan Muttaqi. “La comunidad internacional desea interactuar con nosotros”.

Los comentarios están cerrados.