Sube de nivel enfrentamiento entre Anaya y López Obrador

En los últimos cinco días, luego que el excandidato presidencial panista Ricardo Anaya Cortés denunció una presunta persecución política en su contra para encarcelarlo de parte del presidente Andrés Manuel López Obrador, el enfrentamiento verbal y las acusaciones entre el queretano y el Jefe del Ejecutivo federal se han incrementado.

Sin embargo, este enfrentamiento no es nuevo, pues desde el segundo debate presidencial en 2018, Anaya Cortés criticó a López Obrador porque uno de sus hijos estudió en España, pese a que se consideraba nacionalista, además arremetió contra él porque tiene ideas muy viejas y por no entender al mundo.

En respuesta, el tabasqueño lo bautizó como Ricky Riquín Canallín, y cuestionó con qué recursos pudo mantener a su familia en Atlanta una larga temporada.

El pasado sábado, a través de un video, Anaya Cortés acusó que el presidente López Obrador lo quiere “fregar a la mala” porque le estorba para sus planes para la sucesión de 2024, por lo que no quiere que sea abanderado presidencial y para ello, a través de dos testigos ‘balines’, quiere meterlo a la cárcel basándose en las declaraciones del extitular de Pemex, Emilio Lozoya.

Anaya Cortés adelantó que desde hace un mes se tomó la decisión desde Palacio Nacional de perseguirlo y dijo que aunque no le gusta, optó por estar fuera una temporada para evitar que le quiten sus derechos políticos.

“López Obrador me quiere fregar a la mala. Le estorbo para sus planes de sucesión en 2024. No quiere que yo sea candidato y me quiere encarcelar porque no le gusta lo que digo”, acusó Anaya Cortés refiriéndose a los videos que ha publicado cada semana, haciendo fuertes críticas al gobierno de López Obrador.

Horas más tarde y a través de su cuenta en Facebook, el presidente López Obrador aseguró que no tiene nada que ver con una presunta persecución política para encarcelar al excandidato presidencial, y precisó que si es inocente, como presume, que no huya, ni se ampare.

“No tengo nada que ver con la persecución que supone Ricardo Anaya. No es mi fuerte la venganza. Si la fiscalía y el Poder Judicial lo acusan de corrupción y es inocente, que no se ampare ni huya, que se defienda con pruebas y con la fuerza de la verdad. Ya no es el tiempo de antes, puede haber políticos presos pero no pre- sos políticos”, publicó López Obrador en su Facebook.

Dos días después, el lunes, Anaya Cortés subió otro video en donde informó, que como lo había advertido el sábado, recibió un citatorio de la Fiscalía General de la República (FGR) para comparecer en el Reclusorio Norte de la Ciudad de México, en donde adelantó que no acudirá porque de presentarse ya no lo dejarán salir.

“Los delitos de los que me acusan sumarían 30 años de cárcel. Menos mal que no hay persecución política y que no es tu fuerte la venganza, Andrés Manuel. Si no, imagínate. Claro que soy inocente, pero por supuesto que no le creo al Presidente más mentiroso de la historia. Sé perfectamente que si entro al reclusorio, no me van a dejar salir” y añadió que “en tiempos de autócratas como López Obrador”, el exilio es la única alternativa.

Minutos después, en la mañanera, López Obrador pidió al panista que “no sea marrullero” al acusarlo de estar detrás de una presunta persecución política en su contra y le aconsejó que lo mejor es que se presente a declarar, incluso amparado y afirmó que Anaya Cortés piensa que echándome la culpa la iba a librar.

“Que se presente, que dé la cara. El que nada debe, nada teme. Pero que no me eche la culpa a mí, que no sea marrullero. Porque él acusa ser perseguido por mí y eso es una mentira, eso es falso (…) Se le hizo fácil decir: ‘Me está persiguiendo Andrés Manuel’. Ahora sí que como diría su compañero, camarada del bloque conservador, ¿y yo por qué? Yo no tengo nada que ver absolutamente, pero él, pensando que así, echándome la culpa ¿no?, sintiéndose perseguido, la iba a librar”, dijo el Mandatario.

Un día después, el Presidente siguió con sus señalamientos en contra de Anaya Cortés y lo llamó a defenderse de las acusaciones de recibir sobornos, pues manifestó que él no lo mandó a hacer “esas cosas”.

“Ahora, con este asunto del señor, joven todavía, [Ricardo] Anaya, víctima, acusándome a mí. Está como para decirle: ¿Y yo por qué? Yo no te mandé a que hicieras esas cosas. ¿No te diste cuenta?, ¿pensabas que no iba a suceder nada?”, argumentó.

Ayer, el panista subió un nuevo video donde retó al Presidente y dijo que estaría dispuesto a acudir a declarar con la condición:

“Vamos a ver qué te parece lo siguiente: yo me presento a declarar, pero que sea el mismo día, a la misma hora y ante el mismo juez que tus dos hermanos Pío y Martín López Obrador y que nos den exactamente el mismo trato y que se valoren nuestras pruebas de la misma manera”.

Al señalar que estaba grabando y subiendo el video a las siete de la mañana, pidió a algún reportero que le comentara al Jefe del Ejecutivo federal en su mañanera a ver si se anima a proyectar y a comentar su video. Minutos más tarde y como lo planteó el panista, se le preguntó al Presidente su opinión sobre esta propuesta, a lo que respondió que era una marrullería y lo calificó como chueco e hipócrita.

“Que ya haga lo que considere más conveniente y que asuma su responsabilidad. Nada más que le quede muy claro. Lo sabe, lo que pasa es que es chueco, hipócrita, sabe muy bien que yo no persigo a nadie, yo no soy de malas entrañas, yo no odio, no soy igual a ellos, él lo sabe; entonces, de manera mañosa me echa la culpa para buscar protección. Que asuma su responsabilidad.

En el caso de mis hermanos que la autoridad correspondiente actúe”.

Sin embargo en el caso de fiscalía, reiteró que no tiene nada que ver, al igual que con el Poder Judicial, que actúan por su cuenta.

Los comentarios están cerrados.