Escuelas de BCS se quedan sin 113 MDP para mejoras en infraestructura

Pone en riesgo la salud de los alumnos que asisten a clases presenciales durante la Alerta Sanitaria.

En la pasada sesión ordinaria del Congreso de Baja California Sur, la diputada María Luisa Ojeda González, solicitó al poder ejecutivo estatal, realizar las modificaciones necesarias al Presupuesto de Egresos 2022, para que se regrese el presupuesto a las escuelas, ya que se realizó un recorte de 113 millones de pesos que iba a ser destinado de forma directa a la mejora de la infraestructura de los planteles; afectando esta disminución de presupuesto alrededor de 282 planteles educativos del estado. 

Adriana López Monje, presidenta de la Asociación de Padres de Familia de Los Cabos, resaltó que no solo el actual gobierno había realizado un recorte presupuestal a la educación, la administración pasada, también había destinado el recurso de infraestructura escolar. al área de salud; justificando que este iba ser utilizado para el combate del Covid-19.

“Nos enteramos que 113 millones de pesos les restaron al presupuesto de infraestructura para este ciclo escolar. Cosa que nos preocupa mucho, porque no terminan de recuperarse las instituciones tras dos años de abandono. El gobierno saliente mencionó que utilizó todo para el Covid; no entregaron ni los vales escolares que se venían dando durante muchas administraciones.”

López Monje, mencionó que ante la falta de infraestructura en las escuelas, los niños y jóvenes corren riesgo de sufrir algún contagio por Covid-19, ya que ninguna escuela del estado, sobre todo de Los Cabos, está cumpliendo con todas las medidas de bioseguridad. Padres de familia. han denunciado que es responsabilidad de las autoridades garantizar la salud de los estudiantes, por lo que han solicitado mayores acciones en este tema.

“Afecta directamente a los niños y jóvenes, porque las condiciones de infraestructura, no son las adecuadas para regresar de manera presencial. La pandemia todavía no se da por terminada. Si vemos una reducción de los casos, pero esto no quiere decir que con esto los niños no vayan ser infectados. Como no hay garantía de ello, tenemos que tener la seguridad que no vayan a ser infectados en las instituciones. No hay equipo, no hay materia.”  

El agua potable ha sido durante años el principal problema para las escuelas, padres de familia denuncian que la mayor parte de los planteles educativos tienen hasta 15 días sin el vital líquido. Si a esto le sumamos el complicado momento que se vive por la Alerta Sanitaria, la necesidad de contar con agua potable es mayor.

“El problema del agua viene siendo un problema desde antes de la pandemia. La administración de Armida Castro estuvo muy deficiente el suministro de agua potable a las instituciones; bueno a la ciudad en general. Y las instituciones fueron las más golpeadas, porque podían pasar dos semanas sin que tuvieran agua los niños, y les mandaba pipa cuando querían, la verdad era muy complicado en el tema del agua. No tienen la suficiente infraestructura para poder guardar agua para todos los niños; tenemos escuelas con 2 mil alumnos, imagínate dos mil alumnos cuanta agua requieren.”

El tema ha generado diversas opiniones en el sector educativo, por lo que padres de familia exigen a las autoridades plantear cuáles son las acciones primordiales para la mejora de las instituciones educativas, que ha decir de la Asociación de Padres de Familia:

“Las autoridades no tienen interés en mejorar la condiciones de las escuelas”.

 

Los comentarios están cerrados.