Estudiantes del CBTIS 230 ganaron concurso latinoamericano de robótica

Desarrollaron un sistema inteligente de cuidado ambiental para instalar en los hogares

Anahí Angulo Martínez y Misael Cota de Anda, estudiantes del CBTIS 230, ganaron el pase a la competencia internacional de ciencia y tecnología que se llevará a cabo en el 2023 en Indonesia, gracias al proyecto ecológico que desarrollaron.

“Es un prototipo tecnológico que esperamos implementar en nuestras casas en un futuro para favorecer al medio ambiente, y es que nuestro entorno está lleno de noticias alarmantes que nos dicen que debemos hacer algo al respecto del medio ambiente”, destacó. 

Unas semanas atrás, los jóvenes asistieron al concurso de robótica ‘Infomatrix Latinoamérica’ en Guadalajara, Jalisco, en donde presentaron el proyecto tecnológico ‘Jarth futuro ecológico’, que consta de tres elementos. La idea es que se instale en los hogares como un sistema de casa inteligente. 

Estudiantes del CBTIS 230
Obtuvieron el pase a la competencia internacional

“Este prototipo consta de diversas fases, es un poco loco pero está muy chido porque todas se complementan y van con un objetivo en común que es que desde temprana edad y desde nuestro hogar enseñar a la gente a cuidar el medio ambiente”, indicó. 

El siguiente reto para los jóvenes creadores es hacer una aplicación móvil desde la que se pueda controlar todo el sistema. 

Uno de los elementos que compone el proyecto es el módulo clasificador de basura para latas de aluminio, pet y cartón, que son los más difíciles de catalogar y los más comunes que se desechan en casa.  

“Tiene unos leds ultra brillantes y tiene un sensor metálico que es para detectar las latas de aluminio y tiene sensores de luz. Al momento de que una persona coloca en nuestro robot una lata de aluminio, el sensor lo detecta y en una pantalla LCD se mostrará un mensaje, además tiene tres botas de basura con tapas, y estas tapas solamente se levantan si es el residuo adecuado”, detalló la joven. 

Otro mecanismo es un filtro de aguas grises a base de carbón activado y piedra lumbre, que se puede usar para reusar el líquido en actividades cotidianas como lavar trastes, ya que este proceso no la hace potable.  

El último elemento del proyecto integral y tecnológico es el cuidado y fertilización de áreas verdes mediante lombricompostas, animales que requieren de muchos cuidados entre ellos la luz solar, temperatura específica, ph constante, y para ello crearon sensores con los que se podrán controlar todos estos factores.

A punto de salir de la preparatoria, Anahí y Misael están orgullosos de todos los esfuerzos que han realizado durante años pues la idea surgió durante el primer semestre y desde entonces trabajan en él.

Los comentarios están cerrados.