Explota toma clandestina en Puebla; un muerto y 11 heridos

Una persona fallecida, 11 heridos —cinco de gravedad—, la evacuación de más de 2 mil personas y daños en al menos 50 viviendas, 20 con severos daños estructurales, dejó una serie de explosiones y el incendio en una toma clandestina de un ducto de gas de Pemex en Puebla.

El accidente ocurrió la madrugada de este domingo. Generó zozobra y pánico entre pobladores de la Junta Auxiliar de San Pablo Xochimehuacan —ubicada a 45 minutos del centro de la capital poblana— y habitantes de diversas colonias de la periferia de la capital.

El gobernador de Puebla, Luis Miguel Barbosa Huerta, señaló que fue una “trágica madrugada” y advirtió que el accidente no quedará impune, pues la explosión tuvo lugar en una toma clandestina en un predio privado, donde había tanques de gas e incluso una pipa.

Fue cerca de la 1:30 horas de la madrugada cuando los vecinos empezaron a alertar sobre una fuga de gas. Las autoridades realizaron una evacuación en un radio de 300 metros, lo que evitó una tragedia mayor.

Una hora y media después, se escucharon tres estallidos que cimbraron la región y se vivieron escenas de pánico con familias enteras corriendo para salir de la zona del accidente.

Elementos del Ejército Mexicano, de manera conjunta con autoridades civiles, ampliaron el radio de evacuación a un kilómetro, con más de 2 mil personas desalojadas.

La onda expansiva derribó en su totalidad al menos 20 viviendas, las más cercanas al lugar de la explosión; también quedaron varios autos destruidos. En esta zona se concentraron los trabajos de búsqueda y rescate.

Por las explosiones, murió un joven de 32 años, identificado como Abimael “N”, y otras 11 personas resultaron heridas, quienes fueron trasladadas a distintos hospitales de la zona.

La secretaria de Gobernación estatal, Ana Lucía Hill Mayoral, informó que entre los heridos hay cinco graves, con quemaduras de segundo y tercer grado. Entre los lesionados también hay cuatro menores de edad.

Elementos de la policía estatal, Bomberos, Protección Civil, así como personal de Pemex, acudieron al lugar para controlar el incendio; se realizaron trabajos para cerrar el flujo de gas en el ducto que va de Veracruz al Valle de México.

A las 8:00 horas, autoridades reportaron que el área estaba fuera de peligro; sin embargo, seguía el fuego en el ducto y se esperaba que el combustible en las líneas se consumiera, lo que sucedió cerca de las 19:00 horas.

Al respecto, el mandatario estatal mencionó:

“Este hecho no va a quedar impune, vamos a ir a fondo (…) decirles que vamos a aplicar la ley y decirles que no va a quedar impune, vamos a ser muy leales con la gente”.

 

No quedó un vidrio completo

La familia García se dedicó el domingo a barrer todos los cristales de su casa, los que estaban en las ventanas, las puertas, los cuadros. Todos quedaron rotos tras las explosiones.

No quedó uno solo completo, los trozos quedaron esparcidos por el patio, la sala, las recámaras. Tuvieron que levantar los restos con palas.

Fernando García Morales contó que minutos antes de las 2:00 horas de ayer les avisaron que debían desalojar, por lo que en ese momento salió con toda su familia.

“Avisaron los vecinos que había fuga, pensamos que era la gasera, no nos imaginamos que fuera una fuga clandestina”, dijo.

Señaló que los principales daños en su casa fueron las ventanas, puertas, los cuadros e incluso el tinaco del agua se rompió, “y eso es por fuera, no hemos revisado bien por dentro”, agregó Fernando.

Los comentarios están cerrados.