Facebook sufre caída “épica” durante siete largas horas

El apagón global de Facebook, sus plataformas Instagram y WhatsApp que afectó a 3 mil millones de usuarios y a los propios empleados de la red social, se disipó gradualmente luego de unas siete horas y la explicación de que el problema se debió a un error interno de configuración.

Las fallas comenzaron poco después de las 10:30 horas, tiempo de México (11:30 horas, en el este de Estados Unidos).

“Disculpas sinceras a todas las personas impactadas por la caída de los servicios de Facebook en estos momentos”, publicó en su cuenta de Twitter el jefe de tecnología de Facebook, Mike Schroepfer.

“Estamos sufriendo problemas con la red y nuestros equipos están trabajando tan rápido como es posible para restaurar el servicio”, añadió.

Tracker Downdetector indicó que hubo al menos 10.6 millones de reportes de problemas desde Estados Unidos y México hasta Francia, Noruega y Grecia, pasando por Brasil y Singapur.

Facebook se había “reconectado a la internet global” a las 22:28 horas GMT, pero se esperaba que llevaría más tiempo para que sus servicios volvieran a funcionar sin trabas, según la empresa de seguridad en línea Cloudflare.

Por la noche, el mismo Schroepfer expresó en un comunicado que el problema se originó en un error interno de configuración, pero subrayó que no estuvieron en riesgo los datos personales de los usuarios.

De acuerdo con especialistas, se habían encontrado indicios de que las rutas en línea que llevan a los usuarios al gigante cibernético se vieron interrumpidas abruptamente. “Facebook y las propiedades relacionadas desaparecieron en una ráfaga de actualizaciones de BGP (Protocolo de Puerta de Enlace, por sus siglas en inglés)”, expuso John Graham-Cumming, director de tecnología de Cloudflare.

Un cambio en la configuración de los servidores, hecha por el propio Facebook, habría borrado las rutas de conexión entre servidores del protocolo BGP, lo que hizo que los servidores DNS —que permiten unir una dirección (www.facebook.com) con un servidor específico a través de su IP— de la red quedaran inaccesibles. En otras palabras, se desconectaron de internet.

“Esto es épico”, destacó Doug Madory, de la firma Kentik Inc., al recordar que la última gran falla de internet, que paralizó a algunos de los principales sitios web en junio pasado, duró menos de una hora.

Pese a que el grupo de hackers Anonymous se adjudicó un ataque contra Facebook, los expertos coincidieron en que no había evidencia de algún tipo de actividad malintencionada contra la red. Matthew Prince, director General de Cloudfare, insistió en que “nada de lo que estamos viendo relacionado con la falla de servicios de Facebook deja entrever que haya sido un ataque [a la plataforma]”.

Sin embargo, el apagón se convirtió en una pesadilla para millones de usuarios que utilizan WhatsApp o Facebook como herramienta de trabajo.

También lo fue para sus empleados, ya que las herramientas internas de la red social dejaron de funcionar al mediodía, así como las plataformas de comunicación, incluido Workplace.

 

Saturan otros servicios

La debacle de WhatsApp derivó en un flujo masivo de usuarios a Telegram, otro servicio de mensajería, pero este también se cayó por media hora y cuando regresó lo hizo lentamente.

“Con toda la gente nueva que se está inscribiendo, las cosas van un poco lentas; es bueno tenerlos, pero todo a la vez es demasiado. ¡Perdón!”, tuiteó.

En contraste, Twitter posteó un mensaje en tono burlón:

“Hola a todos, literalmente”.

También Signal tuvo un aumento de usuarios. “¡Bienvenidos todos!”, escribió la aplicación de mensajería en Twitter.

“También sabemos lo que es trabajar durante una interrupción y deseamos lo mejor para los ingenieros que trabajan para devolver el servicio en otras plataformas”, agregó.

Por su lado, The CIU detalló que entre los 86.8 millones de internautas que hay en México, 81.9% son usuarios de Facebook; 91 %, de WhatsApp, y 36.4 %, de Instagram, lo que da una idea de la dimensión que tuvo la caída de la firma encabezada por Mark Zuckerberg.

Los comentarios están cerrados.