Falsificación de permisos de pesca deportiva generan otros delitos

Los permisos falsos de pesca deportiva solapan la depredación y venta prohibida de especies, porque no sólo el gobierno deja de recibir un ingreso destinado a la protección de las especies, sino que se fomenta la depredación y comercialización de peces reservados a la pesca deportiva

Carlos Narro Flores, asesor ambiental e integrante de la Asociación Sudcaliforniana de Pesca (Asupesca), dio a conocer que el hecho de que se están falsificando los permisos de pesca deportiva en Cabo San Lucas, es un grave impacto no sólo para las autoridades, al no tener un ingreso destinado para la protección de los recursos marinos y un control de los mismos, son también una devastadora depredación de las especies reservadas a la pesca deportiva, por lo que el prestador de servicios que comete la ilegalidad, cae en delito tras delito. 

Puntualizó cómo lamentable  que se estén dando estos casos y encontrar licencias falsas, asunto en el que  autoridades deberán actuar, ya que la pérdida de ingresos que representan estas licencias para la institución que coordina la supervisión, inspección y vigilancia de la sostenibilidad de las pesquerías, es muy grande.

“Es totalmente deplorable que los propios pescadores de la zona están falsificando licencias para engañar al turista y por un lado, cobrándoles por una licencia que es falsa e ingresando ese recurso a donde debe de llegar.

Los límites de captura son muy fáciles de identificar y están plasmados en la licencia de pesca y sí la licencia, es falsa el promotor y guía de pesca que está vendiendo ese viaje va a permitir que la gente pesque lo que no debe”. 

Dejó en claro que la incidencia negativa en las poblaciones de peces, es muy alta y todo por que el prestador  de pesca deportiva está falsificando la licencia para llevar mediante engaños a un turista a pescar, permitiéndole capturar lo que sea y la cantidad que se le ocurra. 

El asesor recalcó que lo más grave de esto, es que al no tener una licencia de pesca de manera legal, no sólo permitirá que la persona capture lo que se le dé la gana, sino que pueda comercializar las especies capturadas como le plazca, acto totalmente ilegal, lo que representa un doble impacto; prestadores de servicios que tienen licencia de manera legal, deben entregar bitácoras para llevar el control de las especies capturadas y así conocer las condiciones de la población de peces, sin embargo, si el permiso es falso, se pierde el control.

“Doblemente el detrimento el que se falsifique una licencia de pesca para evadir el pago de los derechos y el otro la falta de información sobre las capturas, lo que te genera un caos de información tanto económico como ambiental, porque no sabes cuánto pescado están sacando”. 

Concluyó haciendo el llamado a los prestadores de servicios a que tomen conciencia, ya que al parecer no la tienen ni social como tampoco ambiental, recalcando que estas personas deberán pagar las consecuencias, por lo que espera y las autoridades presionen legalmente este caso para que definitivamente se erradique está mala práctica.

Los comentarios están cerrados.