Familias cabeñas están desesperadas por la inflación

Para una ama de casa es muy difícil el salir adelante en medio de esta carestía que no tiene fin, dura crisis que se recarga hacia el más “amolado” ante el cobro de impuesto y más impuestos que se reflejan en los costos de los productos de primera necesidad y servicios básicos como la canasta básica, el servicio del agua potable y para rematar el alto costo de energía eléctrica para este verano.

Patricia Cisneros quien vive en Cabo San Lucas dijo sentirse como en los tiempos del proletariado, es decir, se ve la diferencia entre los que tienen dinero y quienes no. En su caso, tiene que medir sus gastos y limitar sus compras debido a que tiene que pagar los estudios de sus 2 hijas universitarias, una de ellas, fuera de la ciudad, así que los gastos son mayores.

“A veces me tengo que evitar muchas cosas, ya que no sólo tengo el gasto de la canasta básica, sino que tengo 2 hijas en la universidad, una cursa medicina y la otra contaduría. Entonces, a veces tenemos que dejar de comprar alguna fruta u otras cosas para poder salir o buscar que hacer más para tener otro trabajito extra”.

Dijo que no saben a dónde van ir a parar con todo esto. En vez de ayudar, el gobierno debe ser consciente de que sí no hay agua, entonces, dejen la misma tarifa, mientras que a los que les llega el recurso deberían de cobrarles, no como siempre, al proletariado, al pobre o al más “jodido” (sic) le cargan las pulgas”. 

Refirió que las familias que menos tienen son quienes viven el grito desesperado de la carestía, señalando que vendrá una crisis más fuerte para las próximas fechas, ya se vienen meses complicados con el remate del pago de luz y que en verano se dispara, debido al uso de ventiladores y aires acondicionados.

Los comentarios están cerrados.