FAO sigue ayudando a países afectados por plagas pese a COVID-19

FAO sigue ayudando a países afectados por plagas pese a COVID-19
(Notimex).- Alrededor de 20 millones de personas en seis países de África enfrentan inseguridad alimentaria aguda, además, otros 15 millones en Yemen, han sido afectaos por la plaga de langostas del desierto, informó la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO). Indicó que “las restricciones a la circulación del personal y de equipos impuestas por el COVID-19 han creado problemas, pero la FAO sigue colaborando con los gobiernos nacionales, los campesinos y productores agrícolas para contener el brote”. La langosta del desierto afecta Etiopía, Kenya, Somalia, Sudán del Sur, Uganda y Tanzania y se prevé que nuevos enjambres se desplacen de Kenia hacia Sudán del Sur y Uganda, también afecta a Irán y Yemen, refrió el organismo.
"No se ha producido una desaceleración significativa porque todos los países afectados que trabajan con la FAO consideran la langosta del desierto como una prioridad nacional", aseguró Cyril Ferrand, jefe del equipo de resiliencia de la FAO para África oriental. "Aunque el confinamiento se está imponiendo, las personas que participan en la lucha contra el brote pueden todavía llevar a cabo las operaciones de vigilancia y control a nivel aéreo y terrestre", puntualizó.
Aseguró que "el mayor reto al que nos enfrentamos en este momento es el suministro de plaguicidas y tenemos retrasos porque el transporte aéreo mundial se ha visto reducido en forma considerable".
"Nuestra prioridad es evitar que se produzca un colapso de las existencias de plaguicidas en los países. Eso sería desastroso para las poblaciones rurales cuyos medios de vida y seguridad alimentaria dependen del éxito de nuestra campaña de control", señaló el funcionario.
Tras las medidas de aislamiento social por el por el COVID-19, la FAO aseguró que recopila datos a distancia mediante la red de asociados, sociedad civil, trabajadores y las organizaciones de base. En ese sentido exhortó a todas las naciones a utilizar eLocust3, “un dispositivo portátil y una aplicación que registra y transmite datos en tiempo real por satélite a los centros nacionales de lucha contra la langosta y al Servicio de Información sobre la Langosta del Desierto con base en la sede de la FAO en Roma”. La FAO aseguró que hasta el momento se han tratado más de 240 mil hectáreas con plaguicidas químicos o bioplaguicidas en toda la región, y se ha capacitado a 740 personas. La langosta del desierto, de acuerdo con la organización, está considerada la plaga migratoria más destructiva del mundo y un solo enjambre que cubre un kilómetro cuadrado contiene hasta 80 millones de langostas; además “el número de langostas podría multiplicarse por 20 durante la próxima temporada de lluvias, a menos que se intensifiquen las actividades de control”. Hace unas semanas la FAo dijo que utilizas bioplaguicidas para luchar contra la langosta del desierto ya que los microbios son un conjunto muy conocido de herramientas biológicas y “los de la familia Metarhizium acridum han demostrado su eficacia en la lucha contra las langostas, matándolas en tan solo una o dos semanas”. Además, a principios de marzo solicitó 900 millones de dólares para ayudar a 43 millones de personas que dependen de la agricultura en África.
Comparte