Francia regula derechos de alumnos transgénero

Los centros educativos franceses deberán utilizar el nombre escogido por los alumnos transgénero, aunque aún no lo hayan cambiado en el registro civil, una de las medidas adoptadas por el Ministerio de Educación para proteger a este colectivo.

En una circular titulada “Por una mejor consideración de las cuestiones de identidad de género en la escuela”, el Ministerio de Educación reconoce los derechos de los estudiantes transgénero y fija normas para protegerlos.

Así, si un alumno menor de edad pide el cambio de nombre, con el visto bueno de sus padres, “los miembros de la comunidad educativa” deberán usarlo, indica el documento publicado el jueves por la noche en el Diario Oficial.

El nombre escogido se utilizará así de “manera coherente y simultánea en todos los documentos de organización interna”, como listas, tarjetas de biblioteca o de cantina, y también en los espacios digitales.

Sin embargo, el ministerio precisa que para los exámenes necesarios para la obtención de diplomas oficiales deberá utilizarse el nombre inscrito en el registro civil.

Sobre el uso de baños, vestuarios y dormitorios, la circular establece “varias opciones”, “a petición de los interesados y según la disponibilidad de espacios”.

Cuando no existan baños mixtos, el centro podrá autorizar al alumno a utilizar “los aseos y vestuarios conforme a su identidad de género”.

En los internados, el alumno podrá ocupar un habitación en las zonas destinadas al género con el que se representa.
Los centros estarán autorizados también a organizar “horarios adaptados” para estos estudiantes para el uso de vestuarios y duchas colectivas.

A finales de 2020, el suicidio en Lille (norte) de una estudiante de liceo transgénero cuestionó el papel de los centros educativos en el acompañamiento de estos alumnos.

Los comentarios están cerrados.