Futura embajadora de EEUU ante ONU promete más dureza con China

China se convierte en primer socio comercial de la Unión Europea

Linda Thomas-Greenfield, elegida por el presidente Joe Biden como embajadora de Estados Unidos ante las Naciones Unidas, prometió el miércoles luchar contra la influencia global de China y expresó su pesar por haber pronunciado hace un par de años un discurso en un instituto financiado por Pekín.

Exdiplomática de carrera, Thomas-Greenfield dijo en su audiencia de confirmación que Estados Unidos debería devolver las cuotas a las Naciones Unidas, la , y no permitir que otras potencias llenen un vacío."mayor organización de paz de la historia"

"En particular, sabemos que China está trabajando en todo el sistema de la ONU para impulsar una agenda autoritaria que se opone a los valores fundamentales de la institución: los valores estadounidenses", dijo.

"Su éxito depende de nuestra continua retirada [de instancias internacionales]. Eso no sucederá bajo mi supervisión", subrayó.

En ese sentido, Thomas-Greenfield sostuvo que Estados Unidos debería pagar los atrasos en las operaciones de mantenimiento de la paz de la ONU, estimados en alrededor de 1.300 millones de dólares.

"No pagar nuestras cuentas realmente disminuye nuestro poder y disminuye nuestro liderazgo", justificó.

La administración del expresidente Donald Trump fue despectiva hacia muchas instituciones internacionales como parte de su filosofía de "Estados Unidos primero".

Thomas-Greenfield fue consultada por un discurso que pronunció en 2019, mientras estaba en el sector privado, en el Instituto Confucio de la Universidad Estatal de Savannah, uno de los centros lingüísticos y culturales en el extranjero promovidos por Pekín.

Trump presionó por el cierre de todos los Institutos Confucio en el país, diciendo que equivalen a órganos de propaganda del gobierno chino.

La diplomática aseguró que pronunció el mencionado discurso por estima por la universidad, una institución históricamente negra en el estado de Georgia, y con la esperanza de que más personas de color se unieran al Servicio Exterior de Estados Unidos, no por el Instituto Confucio en sí.

"Sinceramente, desearía no haber aceptado la invitación específica. Y salí de la experiencia francamente alarmada por la forma en que el Instituto Confucio se estaba involucrando con la comunidad negra en Georgia", aseguró.

Foto: Archivo

Comparte