Habitantes denuncian actividades no permitidas en plena pandemia

Porque hay fiestas covid-19 en el mundo

Habitantes de este puerto han manifestado a través de redes sociales el desarrollo de actividades que no están permitidas en esta contingencia sanitaria, además de las fiestas domiciliarias como las peleas de gallos, fiestas masivas en centros nocturnos y zonas rurales y reuniones políticas, por lo que todavía falta mucho por hacer tanto por las autoridades como por la propia población.

Posterior a que autoridades municipales, dieron a conocer a CPS Noticias que las fiestas al interior de los domicilios serían sancionadas con 36 horas de cárcel y multas de hasta 100 mil pesos, esto de acuerdo al Bando de Policía y Buen Gobierno, algunos ciudadanos manifestaron su inconformidad en redes sociales, indicando que había otras acciones igual de graves que no estaban siendo atendidas y requerían la mano de las autoridades.

Uno de los inconformes, dijo que la pelea de gallos realizada los fines de semanas en algunas colonias de San José del Cabo eran un punto de riesgo ya que no se respetaba la sana distancia y los sitios estaban atiborrados de gente, situación que no tenía freno, al igual que las fiestas en antros de Cabo San Lucas, donde se podía ver a los jóvenes amontonados a las fueras de los negocios.

De igual manera, otra ciudadana, denunció que las celebraciones masivas en las zonas rurales era un asunto recurrente, como la del pasado fin de semana en la comunidad de La Ribera donde se realizó una fiesta de XV, mientras que la autoridad brillaba por su ausencia.

Así mismo otra reacción por parte de otro cabeño es que además de las fiestas en los domicilios también estaban las reuniones políticas en el que algunos aspirantes a cargos de elección popular respetaban las normas sanitarias al realizar reuniones presenciales con más del aforo permitido.

Coincidieron los denunciantes que además de tomar acciones enérgicas en cuanto a las fiestas en domicilios también en las antes señaladas, aunque otro indicó que una medida para acabar con esto sería no solo medidas preventivas más fuertes de la autoridad sino dejar de vender bebidas embriagantes y así desalentar las reuniones y encuentros sociales.

Comparte