Por primera vez habrá 4 juzgadoras en el pleno

La Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) tiene, por primera vez, a cuatro mujeres en el pleno. En la bienvenida a la nueva integrante, Loretta Ortiz, se le recordó que los jueces constitucionales deben ser contrapeso del poder.

El evento se realizó ayer en sesión solemne del pleno a la que Ortiz Ahlf acudió acompañada de su familia, entre ellos, su esposo, el titular de la Fiscalía Especializada en Delitos Electorales (FEDE), José Agustín Ortiz Pinchetti.

Con la llegada de Ortiz Ahlf a la Corte, el ministro presidente Arturo Zaldívar Lelo de Larrea confió en que pronto se logre la paridad en ese tribunal, lo que dependerá de los próximos nombramientos cuyas vacantes surgirán hasta el año 2024.

“Hoy es un día histórico porque se incorpora a la Corte una cuarta ministra, es la primera vez que este pleno está integrado por cuatro mujeres y esto nos coloca en un camino muy claro hacia la paridad que espero se alcance con los próximos nombramientos”, indicó el ministro presidente.

Añadió que la formación académica y su especialización en materia de derechos humanos y legislación internacional serán fructíferos en el trabajo que realiza la Corte:

“Estoy seguro de que su integración a este tribunal pleno y a la sala a la cual está adscrita redundará en beneficio a la justicia de nuestro país”, dijo Zaldívar Lelo de Larrea.

Al ministro Alfredo Gutiérrez Ortiz Mena le correspondió emitir el discurso de bienvenida a la ministra Ortiz Ahlf, a quien le recordó el compromiso que asume como juez constitucional con la neutralidad y el contrapeso que será en adelante sobre los otros Poderes de la Unión.

“Es cierto que el proceso de nombramiento de todo ministro pasa por una fase que podríamos llamar política y que reserva una intención legítima a los poderes electos a quienes nuestra Constitución reserva esa función, el suyo ciertamente no constituye una excepción; sin embargo, una vez aceptamos la encomienda y nos es colocada la toga de color neutral aunque también firme y visible, dejamos las vicisitudes asociadas con nuestro nombramiento para lanzarnos tras un nuevo horizonte jurisdiccional”, afirmó.

“Un tribunal constitucional debe definir, respetar y garantizar los alcances y límites de la Constitución desde la Constitución y nunca sujetar sus decisiones a los vientos políticos. Nuestra Constitución también nos impone un diálogo con los poderes electos a quienes servimos de contrapeso”, subrayó.

A la ministra le corresponderá resolver el conflicto del Instituto Nacional Electoral (INE) por la consulta popular sobre la revocación de mandato y la impugnación de la Comisión Federal de Competencia Económica contra las reformas a la Ley de la Industria Eléctrica impulsadas por el presidente Andrés Manuel López Obrador, entre otros.

En su discurso, Ortiz Ahlf enfatizó que está comprometida a mantener su independencia, imparcialidad y autonomía como nueva integrante de la Suprema Corte.

“El desempeño de mi encargo como ministra de la Suprema Corte de Justicia de la Nación revestirá, en todo momento, de la independencia, imparcialidad y autonomía que resultan esenciales para el adecuado ejercicio de la función jurisdiccional”, precisó.

 

Los comentarios están cerrados.