Hospiten al servicio de la salud mental de los infantes y adolescentes

Laura Elena Castañeda Ramírez, pediatra y asesora internacional de lactancia y salud mental perinatal informó que la pandemia por Covid-19 generó un gran impacto en la psicología de los infantes y adolescentes lo que ha repercutido en su conducta y desarrollo.

Más allá de los problemas económicos y de salud, la pandemia ha generado un gran impacto en la psicología de las personas, y los infantes y adolescentes no son la excepción, así lo expresó para CPS Noticias, la pediatra y asesora internacional de lactancia y salud mental perinatal, Laura Elena Castañeda Ramírez.

La pediatra destacó que, si bien durante la pandemia la mortalidad infantil ha sido baja, esta ha generado gran preocupación y psicosis en los padres de familia, por lo que el ambiente y la rutina familiar ha cambiado mucho, y esto, ha repercutido en el desarrollo y las conductas en niños de todas las edades, desde lactantes hasta adolescentes 

“Los niños que tu cargas, que no caminan todavía, se vuelven más irritables, más demandantes y pueden tener problemas de sueño, los preescolares se vuelven niños un tanto más depresivos o pueden estar más rebeldes  y pueden ser niños que están un tanto apáticos de no  hacer las cosas o de no comer lo que deben comer y empezar a caer en conductas de alimentación baja en nutrientes  o conductas chatarras, alteraciones del sueño, se duermen tarde, despiertan tarde porque no hay esa estructura familiar y no hay esos límites”, afirmó.

En cuanto al niño que está en edad escolar, mencionó que el dejar de asistir a la escuela empieza les genera obesidad, depresión, ansiedad e incluso terror nocturno, en tanto que a nivel educativo no se concentra y por supuesto pierde el interés lo que hace que solo aprenda un pequeño porcentaje. 

Castañeda Ramírez explicó que, en el caso de los adolescentes, el encierro y el quedarse en casa solo durante varias horas hacen que se depriman, se pongan ansiosos y que obtén por probar sustancias adictivas como el cigarrillo, el alcohol y hasta la mariguana, situación que se ha detectado principalmente en los varones y en las familias disfuncionales.

Manifestó que el uso excesivo de la tecnología también ha afectado en gran manera el desarrollo y la conducta de los niños, principalmente entre los 3 y 12 años de edad, puesto que dejan de hablar ya que se aíslan en los aparatos móviles. 

Por todo lo anterior, la doctora Laura Elena Castañeda Ramírez señaló que actualmente están atendiendo muchos niños con problemas del sueño y problemas de lenguaje, no obstante, solicitó a los padres de familia que acudan al médico antes de que se presente el problema o la enfermedad. 

“Es importante saber que existe control de niño sano, este es un programa a nivel mundial, que hace el control de niño sano, el niño acude, revisamos , vemos peso, talla, hábitos y desarrollo, es decir si va a la par con lo que le toca hacer al del 3, al de 4, al de 6 años, entonces los padres no necesariamente tienen que esperar al que niño ya esté enfermo para traerlo a revisión, podemos hacer revisiones semestrales o anuales con la cartilla de vacunación, incluso cómo va en la escuela”, expresó.

Así mismo, resaltó que la pandemia también ha desencadenado otro grave problema, los padres han dejado de vacunar a los infantes, lo que es severamente preocupante pues enfermedades ya controladas como la polio, el sarampión, difteria, tosferina, tétanos, neumonía, meningitis e influenza empezarán a surgir, por lo que llamó a las familias a que acudan a los centros de salud a retomar el esquema de vacunación, para que así los niños regresen a los planteles con un sistema inmune más fuerte.

Finalmente informó que los pediatras están al servicio de los niños desde su nacimiento hasta la adolescencia, y sin duda, Hospiten de Cabo San Lucas cuenta con el personal calificado pues adicional a ella, cuentan con dos pediatras más, así como con urgencia pediátrica al servicio de la población y los infantes 24/7

Los comentarios están cerrados.