Petrolera Baker Hughes descarta conflicto de interés por casa de Houston

El director de Baker Hughes para México y Latinoamérica, Bob Pérez, aseguró que luego de revisar los contratos que tienen con Pemex no encontraron “ningún conflicto de interés, nada irregular”.

Fueron firmados, agregó en conferencia de prensa en las instalaciones de Petróleos Mexicanos y acompañado del director de la petrolera, Octavio Romero Oropeza, totalmente de acuerdo con las leyes mexicanas.

El ejecutivo deslindó a Baker Hughes de las decisiones que haya tomado el dueño de la casa que se rentó a la esposa del hijo del presidente, Andrés Manuel López Obrador. Explicó que Keith Schilling fue empleado de la firma Baker Hughes, pero salió de la empresa en diciembre de 2019.

Durante su paso por la empresa, dijo, Schilling trabajó en el grupo de Norteamérica y México no forma parte de la región asignada a este grupo. México, añadió, está dentro del grupo de Latinoamérica.

Te puede interesar: AMLO asegura que irregularidades se irán aclarando

Indicó que la empresa contrató a un despacho externo especializado en inteligencia corporativa para realizar una investigación interna, tanto en México como en Estados Unidos, cuyos resultados harán público y Pemex los entregará a la Fiscalía General de la República para los efectos legales correspondientes.

Indicó que los cargos que desempeñó el señor Schilling fueron Líder de Ventas en Estados Unidos y luego presidente de nuestro grupo en Canadá:

“No tuvo ninguna actividad con nuestros negocios en México, ningún contacto con nuestros clientes de México, ningún contacto con Pemex. No era su rol y no tuvo esos contactos”.

Indicó que tienen información que al reubicarse Schilling buscó rentar su casa en Houston y utilizo una agencia de bienes raíces para facilitar esa renta y tenemos la información de que hizo un acuerdo de arrendamiento con la Carolyn Adams, quien aparecía en el acuerdo de renta que se hizo en ese periodo.

 

Los comentarios están cerrados.