¿Qué es la identidad digital y cómo puedo protegerme de un ciberataque?

En un mundo tan hiperconectado como el nuestro, resulta importante hablar de la identidad digital. En pocas palabras, es la versión que está en internet de nuestra identidad física, y está conformada por la inmensidad de datos que compartimos en la web: correo electrónico, fecha de nacimiento, fotografías, dirección, datos bancarios y hasta gustos.

Nuestra identidad digital está en cada app que descargamos, en cada cuenta que creamos o cada página que visitamos. Por este motivo se vuelve un concepto complejo y, hasta cierto punto, difícil de controlar, por lo que estrategias como las soluciones biométricas pueden ayudar a validar datos e información, con el objetivo de prevenir que seamos víctimas de un ciberataque. Pero primero conozcamos para qué sirve la identidad digital:

¿Para qué nos sirve tener una identidad digital?

  • Construir una imagen y reputación social
  • Generar confianza corporativa
  • Facilitar la comunicación online
  • Mejorar la experiencia en sitios web
  • Iniciar un blog
  • Abrir un perfil en redes sociales
  • Crear una cuenta de correo electrónico
  • Realizar transferencias
  • Consultar tutoriales
  • Formar parte de un grupo o foro
  • Registrarse para utilizar herramientas de trabajo
  • Consultar información bibliográfica
  • Escuchar música
  • Chatear a través de aplicaciones de mensajes instantáneos
  • Comprar productos en tiendas en línea
  • Comprar y vender acciones o criptomonedas
  • Compartir contenido de valor o de entretenimiento

La lista podría seguir, pero creemos que con estos ejemplos se entiende la idea: la identidad digital básicamente te permite estar en internet, y al final del día toda la información que compartimos en el mundo virtual, desde nuestras amistades hasta una noticia, construye una reputación digital.

 

La identidad digital tiene consecuencias en el mundo offline

Ahora bien, no hay que olvidar que nuestra identidad es la misma, sin importar si estamos de compras en internet o en una oficina haciendo fila para un trámite. Por eso es importante que así como resguardas tu pasaporte, la credencial del INE y la tarjeta de crédito para evitar el riesgo de robo de identidad, también es importante que protejas tu identidad digital.

 

¿Cómo cuidar la identidad digital?

  • Usa diferentes contraseñas para diferentes sitios, herramientas y aplicaciones.
  • No descargues archivos sospechosos ni hagas clic en links que llegan por correo electrónico no deseado.
  • Si no quieres respuestas personalizadas, utiliza un motor de búsqueda que no registre consultas.
  • No compartas fotografías con información muy personal, como la de tu casa.
  • Para las empresas, adopta soluciones basadas en biometría para que clientes y empleados puedan acceder a la información deseada de manera segura.
  • Ten actualizado tu antivirus para proteger tu equipo y tus accesos en todo momento.
  • Configura la privacidad en tus redes sociales y otras páginas públicas.
  • Verifica los cargos bancarios desde tu app.
  • Evita realizar compras online cuando estés conectado a una red pública.

Recuerda: no porque no estén viendo tu cara en internet significa que no te conozcan… sé cuidadoso al compartir tu información personal y no des clic en nada que te parezca sospechoso. 

Cuida tu identidad digital y así cuidarás tu identidad física y tu patrimonio.

Los comentarios están cerrados.