SSa advierte que padecer un infarto podría ser una potencial secuela del Covid-19

El doctor José Urías Corrales, coordinador de Enlace Institucional de la Secretaría de Salud del estado, expuso que las alteraciones cardiovasculares son otras de las secuelas que se pueden generar tras contagiarse de Covid-19, y derivar en la muerte por infarto. 

“Hay trastornos de tipo cardiovascular que se quedan como secuela por haber adquirido covid-19, y la gente no se alcanza a recuperar al 100 por ciento por no ser tratadas, por lo tanto pueden tener un alto riesgo de fallecer por problemas de tipo cardiovascular”, indicó.

Dependiendo del órgano afectado, las secuelas del SARS Cov-2, pueden presentarse de cuatro a siete meses después de contraer el virus. Urías Corrales, precisó que a pesar de ver el aumento de jóvenes que sufren infartos, la población femenina es más propensa a desarrollar este tipo de problemas médicos.

“Estamos viendo que cada vez se están presentando más infartos en las personas jóvenes y obviamente se pueden considerar problemas de tipo secuela por adquirir el virus de Covid-19“, dio a conocer.  

 El doctor Urías, fue enfático al decir que quienes tuvieron covid-19 deben estar más atentos a los síntomas y padecimientos que se volvieron constantes después del contagio, como es el caso de dolor de articulaciones, dolores musculares o de cabeza, altos niveles de ansiedad, y aumento de las palpitaciones cuando están en modo de reposo.

“Las personas pueden ir viendo que sus signos y síntomas se van remitiendo y estamos hablando precisamente de aquellas personas que constantemente están padeciendo de encefalitis, que es dolor de cabeza, dolor articular, dolores musculares y pueden tener taquicardias o problemas de ansiedad, y problemas de dificultad para sentirse tranquilos”, explicó.

En caso de notar estas anomalías deben visitar al médico y como antecedente decirle que padecieron Covid-19, y que a partir de entonces notaron los síntomas, todo esto servirá para descartar o confirmar posibles alteraciones cardiovasculares.

Finalmente, sostuvo que las cardiopatías y la neumonía silenciosa deben recibir mayor atención tanto de los ciudadanos en general como de los servicios de salud en todos los niveles, para evitar mayores consecuencias como el fallecimiento de las personas.

Los comentarios están cerrados.