Japón abrirá la puerta a los trabajadores extranjeros no calificados

Japón abrirá la puerta a los trabajadores extranjeros no calificados
Tokio, 30 May (Notimex).- Japón planea flexibilizar las restricciones a los trabajadores extranjeros no calificados en cinco sectores golpeados por la escasez de mano de obra, mientras el país enfrenta los desafíos de una población que envejece y se reduce. El gobierno espera atraer a más de 500 mil trabajadores extranjeros a la enfermería, la construcción naval, el alojamiento y las industrias de la construcción y la agricultura hacia el año 2025, informó el diario local Nikkei. Los futuros trabajadores extranjeros en esos sectores pueden adquirir permisos de trabajo por hasta cinco años superando las pruebas de lenguaje ocupacional y japonés, destacó el periódico. Los trabajadores de la construcción extranjeros se están convirtiendo en algo familiar en Japón. Al igual que otras industrias en un Japón que envejece rápidamente, el negocio de la construcción está desesperado por mano de obra. Un tercio de los trabajadores de la construcción del país tienen 55 años o más, y los que tienen 29 años o menos solo 11 por ciento. A medida que los baby boomers japoneses se retiren, la escasez de mano de obra, en la construcción y en la economía en general, se agudizará. La demanda de trabajadores de la construcción se está intensificando antes de los Juegos Olímpicos de 2020, y Hoang es uno de los 274 mil trabajadores extranjeros en Japón en un programa de capacitación apoyado por el gobierno que se ha convertido en una puerta trasera para trabajadores extranjeros no calificados que de otro modo no podrían ingresar. El programa se ha disparado en los últimos años, y es una de las razones por las cuales el número de trabajadores extranjeros en Japón casi se ha cuadruplicado en la última década. Liderado por la afluencia de trabajadores de China, Vietnam y Filipinas, Japón se encuentra en medio de una revolución silenciosa cuando se trata de trabajadores inmigrantes. Aunque el número total de trabajadores extranjeros en Japón es pequeño en comparación con los más de tres millones en el Reino Unido y Alemania, se está recuperando rápidamente, un cambio notable para una nación famosa por su resistencia a la inmigración. El primer ministro, Shinzo Abe, ha relajado constantemente la política de visados ??de Japón, que una vez estuvo estrechamente controlada, lo que ha resultado en casi el doble del número de trabajadores extranjeros en Japón a 1.28 millones en los últimos cinco años. Las nuevas directrices, que se finalizarán en junio, facilitarán los requisitos de idioma para los trabajadores extranjeros en la construcción, agricultura, cuidado de ancianos y otros sectores que están sufriendo la escasez de mano de obra más grave. También será posible que los alumnos amplíen su estadía por hasta 10 años. Abe se ha asegurado de que las empresas puedan obtener los trabajadores que necesitan, al tiempo que señala que no les está abriendo la puerta a los inmigrantes. Sin embargo, el número total de residentes extranjeros en Japón ha crecido 20 por ciento en los últimos tres años, llegando a 2.6 millones en 2017, o el 2 por ciento de la población total. En Tokio, uno de cada ocho residentes que llegaron a la mayoría de edad este año eran extranjeros. "Cualquiera que deambule por Japón, desde Hokkaido hasta Tokio y Okinawa, sabe que hay una creciente diversidad en las escuelas y el lugar de trabajo", dijo Jeff Kingston, profesor de la Universidad Temple de Japón. "Los empleadores saben lo esencial que son (los trabajadores extranjeros) y este reconocimiento se está extendiendo. Japón es un nuevo destino de inmigración ... y más es necesario para impulsar sus perspectivas económicas futuras". Con Japón enfrentando su mercado laboral más ajustado en décadas, la comunidad empresarial desea que Abe vaya más allá. La tasa de desempleo se sitúa en el 2.5 por ciento, el nivel más bajo en 25 años. En la actualidad hay 1.59 puestos de trabajo por cada persona que busca empleo, la proporción más alta desde 1974. Teniendo en cuenta la demografía de Japón, es la economía avanzada más antigua del mundo, la escasez de mano de obra solo se intensificará. Se espera que la población en edad laboral del país, definida como aquellos con edades entre 15 y 64 años, disminuya más del 40 por ciento a 45 millones en los próximos 50 años. Por el contrario, las personas de 75 años o más, apodado el "súper anciano", se prevé que constituyan más de una cuarta parte de la población. Después de que el gobierno de Abe se diera cuenta de que Japón enfrentaba una aguda escasez de trabajadores de tecnologías -una estimación de 2015 ponía el déficit en 170,000- su administración introdujo un programa de visa de residencia permanente para ellos en 2017. Los líderes industriales japoneses como Toyota están sintiendo la presión de las empresas de tecnología de Estados Unidos como Google y Uber en los campos emergentes de la conducción autónoma, la inteligencia artificial, el viaje compartido y el Internet de las cosas. En estos nuevos campos, el flujo de ideas, y personas, es vital. En la sede de la empresa japonesa de comercio electrónico Rakuten, en un suburbio de Tokio, una cuarta parte de sus aproximadamente seis mil empleados son extranjeros. La compañía contrata alrededor de 400 ingenieros cada año, de los cuales el 70 por ciento son no japoneses, principalmente indios y chinos. La apuesta de Rakuten por el talento global comenzó en 2009, un año después de que la compañía abriera su sitio de comercio electrónico en Taiwán en 2008 en su primera expansión en el extranjero, y se aceleró con la adopción oficial del inglés como idioma principal de la compañía en 2012. Pero los trabajadores de tecnologías son una excepción. La mayoría de los demás, incluso los trabajadores calificados, se enfrentan a importantes obstáculos para instalarse en Japón. Una de las mayores dificultades tiene que ver con las restricciones para permitir que los familiares acompañen a los trabajadores, una medida diseñada para evitar la inmigración permanente. A pesar de que están comenzando a relajarse para un pequeño número de los trabajadores más calificados, tales restricciones pueden limitar el atractivo de Japón como un destino para las personas con capacitación buscada.
Comparte