Juez suspende la extradición a EU de Caro Quintero

Un juez federal concedió al capo Rafael Caro Quintero, la suspensión definitiva contra la orden de aprehensión con fines de extradición a Estados Unidos que le fue ejecutada en julio —tras haber sido detenido por la Secretaría de Marina (Semar) en la comunidad de San Simón, municipio de Choix, Sinaloa— e incomunicación en el penal de máxima seguridad donde se encuentra recluido.

Sin embargo, el procedimiento de extradición no se frena; sigue su trámite, ya que el efecto de la suspensión es nada más para que El Narco de Narcos quede a disposición del Juzgado Primero de Distrito en Materias de Amparo y Juicios Federales en el Estado de México, en el lugar que se encuentra preso, y se garantice que no sea torturado, golpeado, molestado ni trasladado a la Unión Americana antes de que acabe el procedimiento legal.

La resolución puede ser impugnada por la Fiscalía General de la República (FGR) y, si así ocurre, le corresponderá a un tribunal colegiado determinar si confirma, revoca o modifica la medida cautelar dictada. El abogado José Refugio Rodríguez, quien combatió la extradición a Estados Unidos de Joaquín El Chapo Guzmán, afirmó que el proceso de extradición en contra de Caro Quintero apenas inició y probablemente se prolongue más de un año, tal como sucedió con el exlíder del Cártel de Sinaloa.

“El amparo no paraliza el procedimiento de extradición, fundamentalmente es que no sea llevado a Estados Unidos, sin que se le respete la garantía de audiencia”.

El litigante consideró que la extradición del fundador del Cártel de Guadalajara no puede ser concedida por homicidio, ya que él fue procesado en México por este ilícito: “Tiene un proceso pendiente todavía porque hay que recordar que se le revocó la concesión del amparo en una decisión de la Suprema Corte y, por si fuera poco, ya prescribió el delito”.

Rodríguez señaló que lo que está vigente es una orden de aprehensión por la que sí lo pueden extraditar, que es por delitos contra la salud, por mandar narcóticos a la Unión Americana. EL UNIVERSAL contactó a un exagente de la Administración Antidrogas (DEA, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos, quien, de manera anónima, dijo que “hay una gran sorpresa y mucha incertidumbre de este lado [EU]”.

La suspensión de la extradición de Caro Quintero se ve “como una acción orquestada desde México. Pareciera que no les es conveniente extraditarlo”. Se quejó de que “Caro Quintero pudo ser detenido gracias a la información que la DEA proporcionó, es algo que se iba a hacer público en algún momento y ahora dicen que le otorgan al narcotraficante la protección para quedarse allá; aquí algo huele mal”.

Los comentarios están cerrados.