La ceguera de Lozoya

La ceguera de Lozoya

Foto: Milenio

Calíope

Desde el cambio de gobierno en 2018, una de las cosas que se le reprocha a la actual oposición, además de no tener un verdadero plan de gobierno alternativo, es el hecho de que no terminan de entender las causas por las que 30 millones de mexicanos no votaron por ellos y apoyaron a un político como López Obrador.

Las primeras interpretaciones son superficiales y fáciles de suponer, mientras que hay otras razones más hondas y sistémicas en las que hay que excavar profundo para entender. El estridente caso de Emilio Lozoya es un ejemplo claro del hartazgo que una sociedad tiene de su clase política, en permanente connivencia con los poderes económicos; una clase política sin escrúpulos, clasista y racista, a la que no le importa más que su propio bienestar y que, por cierto, ha acumulado fortunas desde hace décadas. El desdén y el desprecio con el que gobernaron es una muestra de la imagen que tienen del grueso de la población, de todos nosotros.

Lozoya, como muchos de sus pares entre los que estaban Alfredo Castillo, David Korenfeld, Aurelio Nuño o ambos gobernadores Duarte, se dejó cegar por su soberbia y ambición desmedida. ¿Puede entenderse acaso que alguien que nada necesita, porque desde que nació lo tiene todo, sea capaz de tan férrea rapacería? Su ceguera fue tanta que no le importó embarrar en sus negocios a su madre, a su hermana y a su esposa. Se sentía intocable, se creía todopoderoso, no vio la realidad.

Lamentablemente la realidad siempre golpea, duro y de frente. Aquel funcionario hoy está en serios problemas y se ve forzado a negociar con quienes hoy detentan los primeros puestos de las instituciones que mueven al país. Y esa es la otra cara de la moneda: ¿hasta dónde llegará jurídicamente este gobierno con las acusaciones que hizo Lozoya? Ayer se anunció que libró la acusación que la Fiscalía Especializada en Delitos Electorales preparaba en su contra por el caso Odebrecht y su relación con la campaña de Peña Nieto porque los delitos ya habían prescrito.

Y así puede suceder con cada una de las acusaciones en su contra, podría salvarse de todas y salir impune. Entonces este gobierno sólo lo habría usado para golpear a la oposición en miras a la contienda electoral del próximo año. Sólo para recordarnos la razón por la que en 2018 perdió la oposición, esa que todavía no entiende por qué perdió.

@cromerogabriell

Comparte