La Madre Rusia

Si caminas deprisa alcanzas a la desgracia; si vas despacio la desgracia te alcanza a ti”.

–Proverbio Ruso

 

Cuando, a los 18 años, en la prepa una compañera me preguntó qué iba a querer de regalo para el intercambio navideño le contesté sin dudar: el Concierto # 1 para Piano y Orquesta de Tchaikovsky. Y ese disco me regaló. Un amigo mío decía que este autor le parecía un tanto “meloso y dulzón”, pero a mí el Primer Movimiento, Allegro non Troppo e Molto Maestoso del concierto número 1 me sigue pareciendo épico y bellísimo. Dicen que se inspiró en una tonadilla rusa escuchada en las calles de Moscú para componerlo. Hoy, muchos años después, al escribir estas líneas lo sigo escuchando con placer y deleite.

 

Raskolnikov

La literatura rusa es una de las más ricas del planeta, autores como Gogol, Máximo Gorky o Vladimir Nabokov dan paso a verdaderos titanes de las letras universales, como León Tolstoi (de quien prefiero Ana Karenina a su famosísima y monumental La Guerra y la Paz) y el más trinchón de todos: Fiódor Dostoyevsky. Su novela Crimen y Castigo debe de estar en la lista de todo lector, con sus enormes diálogos, su conocimiento profundo de la siquis humana, su estrujante drama y con ese personaje, a la vez entrañable y detestable que podría ser el alter ego de cualquiera de nosotros: Rodión Románovich Raskólnikov.

 

San Petersburgo

Una de las ciudades más bellas del mundo sin duda alguna, la imperial San Petersburgo, primero llamada Petrogrado, que significa “La ciudad de Pedro” en honor a Pedro el Grande, más tarde Leningrado en honor a Lenin, fue durante 2 siglos capital del imperio ruso y hoy, junto a ciudades como Praga o San Francisco son testimonio de las alturas arquitectónicas que la raza humana es capaz de alcanzar.

 

Gorbachov

Uno de los estadistas más grandes del Siglo XX fue sin duda Mijail Gorbachov. Capaz de conducir el inminente desmembramiento del imperio soviético y la caída del Muro de Berlín sin derramar prácticamente una gota de sangre. A través de la Glasnot (Apertura) y la Perestroika

(Restructuración), Gorbachov sacó a la URSS de la cerrazón burocrático-estatal que pretendía el comunismo y la lanzó de lleno al siglo XXI con un esquema mucho más moderno tanto en lo político como en lo económico. Al lado de figuras geniales como Lenin y en contrapartida de dictadores detestables, como Stalin, Gorbachov colaboró de manera fundamental a escribir la historia contemporánea de nuestro planeta.

En fin, la madre Rusia, esa vasta tierra y principalmente su pueblo, esa raza fuerte de grandes científicos, matemáticos, ajedrecistas, políticos, artistas y deportistas, pertenece al mundo y forma parte del patrimonio de la humanidad. No podemos confundir la grandeza de esa cultura con el horror de su actual intervención militar en Ucrania. Matrioshkas sí. Armas no. Lago de los Cisnes sí, Vladimir Putin no. Vodka y arenques sí; bombardeos no.

Los comentarios están cerrados.