LA POLÍTICA Y SUS ANTECEDENTES

Presidenta Municipal de Los Cabos

Si Armida Castro pasara a la selecta cuarteta morenista de precandidatos a la gubernatura sudcaliforniana, tendría que irse preparando ya para solicitar ausencia de servidora pública, dado que las precampañas iniciarán en Baja California Sur dentro de trece días. Y la normatividad electoral fija que tendría que dejar el cargo cinco días antes del proceso aludido.

Pero, si Armida Castro fuera por la reelección municipal en Los Cabos no tendría que dejar el cargo. Vaya contradicción de la normatividad electoral. Para una campaña sí, para otra no. Con el mismo electorado.

Se ha hecho la referencia que en materia de reelección, los diputados pueden ir a campaña sin dejar el cargo, por el riesgo que si fueran a elecciones, con todo y suplentes (sin la permanencia en el cargo) el Poder Legislativo podría quedarse vacío. Pero, entonces para qué diablos el propio Poder Legislativo regresó al pasado con el agravio de uno de los detonadores maderistas de la Revolución Mexicana de 1910…la No Reelección. 

Si desde las cúpulas del poder había esa querencia porfirista y hoy se advierte de los riesgos del Poder Legislativo vacío, de verse obligados los diputados a dejar el cargo con todo y suplentes por irse a campañas. Pues entonces, que hagan otro invento: que haya el suplente uno y el suplente dos. Así, si va a campaña el diputado propietario con el suplente uno, el Poder Legislativo no se quedaría vacío con el suplente dos. O de plano, que se sea congruente con la historia y no se sea omiso con las millones de vidas sacrificadas por la No Reelección y que se elimine la figura de reelección.  Lo que desde luego es de anticipar no va a pasar, al menos en el actual proceso electoral 2020-2021.

Sin embargo en el caso de Los Cabos (el corazón económico y electoral de Baja California Sur) hay otros escenarios de cara a lo que podría suceder en este lapso al 23 de diciembre, con las precandidaturas a la gubernatura sudcaliforniana o a la presidencia municipal de Los Cabos.

Si Armida Castro se ausentara dos semanas, sería sustituida de manera temporal por quien ocupe la primera regiduría. Pero, si es una ausencia en definitiva, estaría la suplente.

Ya hay un antecedente reciente de ausencia en Los Cabos: 

En el 2010 (que fue un año de rupturas, mentadas y traiciones en el PRD que ejercía el poder de la gubernatura y la presidencia municipal cabeña; René Núñez, entonces alcalde, tenía en la mira el 2011 e ir por la gubernatura de Baja California Sur. En el Norte del estado, en Comondú, se agitaban más las aguas con el otro perredista Marcos Covarrubias, lo que se cruzaba  con la simulación agundista que pondría en la piedra de los sacrificios a Luis Armando Díaz. 

Para ir al 2011 por la gubernatura, René Núñez tendría la reflexión: ¿a quién dejar en la presidencia municipal? Con la ausencia temporal le sustituiría el primer regidor Enrique Navarro (parece que no había la química), la definitiva con Mirna Xibillé. René optaría por Xibillé. Pero, al final de cuentas no resultaría candidato ni nada. Cuando quiso regresar a la presidencia municipal se topó con pared. Le hicieron efectiva la licencia definitiva. Adiós

Quién ocupa entonces, la primera regiduría: Irene Román Salgado (Morena). La suplente de la presidente municipal, lo es Lorena Cortés

La relación entre la presidente municipal Armida Castro y la regidora Irene Román, apenas se vio salpicada por posturas encontradas previo a la lectura del II Informe de Gobierno municipal de Los Cabos.

La regidora Román arremetió: la cuarta transformación en Los Cabos no puede iniciar por “vicios añejos bien arraigados”.

No precisó a cuáles “vicios añejos”. Pero, el agundismo-petista-perredista ejerció el poder municipal cabeño desde 1999 hasta el 2015. La friolera de 16 años ininterrumpidos. Es decir, más de tres lustros. Luego, un breve paso del PAN con Arturo de la Rosa, que falló en la pretendida reelección municipal en el 2018.  

También, la primera regidora Román advirtió de un gobierno municipal de “simulación”, de lo que no sería cómplice.  

Página a página, la regidora morenista fue cuestionando el documento del II Informe de Gobierno Municipal de Armida Castro, por lo que arremetería: “no engañan a la gente. La gente ya despertó y sabe diferenciar bien a los que estamos comprometidos con la cuarta transformación y a los que simulan y por conveniencia política se quieren cobijar con esa tela. Ya no se los permitiremos”.

La alcaldesa cabeña fijaría postura y sin aludir de manera directa a la regidora. Lamentó que en Cabildo hubiera quien no entendiera el esfuerzo y trabajo de la administración municipal. Además, que ya eran gobierno, no oposición.

De René Núñez y de aquella fallida experiencia que tuvo en sus aspiraciones por la gubernatura que le llevó al rompimiento con Leonel Cota, vería pasar cinco años para volver a aparecer en la escena pública, con el cargo que, finalmente le diera Arturo de la Rosa al frente del agua potable;  mientras que Marcos Covarrubias tras ir al PAN y romper con Narciso Agúndez, se convertiría, precisamente en el 2011, en gobernador sudcaliforniano. 

Armida Castro mira ahora al 2021. En los pétalos de la margarita, quedan la suplente Cortés y la primera regidora Román.

Comparte