La suspensión de la mañanera

AMLO en conferencia de prensa

Calíope

Desde que asumió el gobierno de la Ciudad de México, Andrés Manuel López Obrador comenzó con la práctica de las conferencias matutinas.

En ese sexenio sus mañaneras le hicieron sombra permanentemente al entonces presidente Fox, porque todos los días dictaba la agenda política y lo orilló a entrar en su juego de provocaciones y respuestas.

Cuando asumió la presidencia en 2018, el juego fue el mismo. Nada ni nadie estaría por encima de López Obrador, así que sería él quien seguiría dictando la agenda diariamente: las nuevas mañaneras.

El problema es que ya no es el Jefe de Gobierno de una entidad, sino el presidente del país y jefe del Estado mexicano.

Desde sus conferencias en la Ciudad de México se daba el lujo de estar en campaña permanente, lo que lo posicionó muy alto en el conocimiento
de la población en general.

Podía pegarle al presidente y entrar en controversia con cuanto contrincante tenía enfrente, la diferencia es que ahora tiene la responsabilidad de gobernar a todo el país.

Y ahora el ejercicio de las mañaneras ha servido para seguir en campaña, no para optar por un nuevo cargo, claro, sino para no dejar caer a su partido, pues con tantas corrientes y posiciones adversas, y frecuentemente encontradas, la unidad del partido pende de un hilo.

Las consecuencias de las mañaneras son muchas y muy variadas, como que se haya debilitado la figura presidencial o que se cometan excesos, errores y exageraciones a menudo.

Y de algún modo ha funcionado: a casi dos años de iniciado su mandato, sus niveles de popularidad rondan alrededor del 54% de aprobación y espera mantener esos niveles hasta
las elecciones intermedias.

Esta estrategia de las mañaneras como promoción permanente ayer fue reconocida oficialmente por el INE.

En sesión extraordinaria, su Consejo General aprobó una adenda que precisa que durante los procesos electorales de Hidalgo y Coahuila deberá suspenderse la transmisión de las conferencias matutinas de AMLO.

Es decir que del 5 de septiembre al 18 de octubre, que durará la Jornada Electoral de estos estados, no se podrá transmitir íntegramente la conferencia matutina.

Lo que es notable en esta disposición de un órgano público autónomo es que acepten que dichas conferencias sean equiparables a la propaganda gubernamental, que siempre ha estado prohibida en tiempos electorales, o que por lo menos parte de ellas se consideren como propaganda electoral.

En definitiva, es claro que con el ejercicio de las mañaneras tenemos a un presidente que está permanentemente en campaña.

@cromerogabriell

Comparte