Central nucleoeléctrica de Laguna Verde: ¿riesgo nuclear?

El pasado 30 de octubre, la Central Nuclear de Laguna Verde (CNLV) sufrió una serie de desperfectos que provocaron frenar sus actividades.

Lo que sucedió es que uno de los dos reactores de la estación tuvo una pérdida de electricidad externa (LOOP).

Un trabajador dijo:

“Los operativos tuvieron que utilizar lámparas de mano y de sus celulares para trabajar. se generó muchísima contaminación radiactiva”.

La falla hizo que los instrumentos de control de aire dejaran de funcionar; estos proveen de aire a presión para que los equipos relacionados con la seguridad del reactor puedan operar, lo cual es vital para la seguridad de la planta.

El reporte de condición 112.357 indica que este LOOP ocasionó que no se pudiera buscar o imprimir documentos como manuales, procedimientos y diagramas, lo cual representa “un contratiempo vital para la recuperación de los sistemas de la unidad, por lo cual nos fue imposible ser eficientes durante la contingencia”.

 

Derrame de agua contaminada

Personal de la CNLV detectó un derrame de agua que arroja altos niveles de radioactividad en los sistemas de drenaje en los tres niveles del edificio de la U2.

Ante esta situación, los técnicos de protección radiológica procedieron a reducir la polución.

En menos de un año, esta sería la segunda ocasión que la CNLV tiene una falla de esta naturaleza; el pasado diciembre una falla provocó la aceleración de un autotransformador eléctrico, lo que llevó a encender la alerta naranja.

 

Consecuencias de un LOOP

Un loop puede representar deficiencias en la capacidad de una planta para alcanzar y mantener las condiciones necesarias para un apagado seguro.

El físico Rubén Dorantes, investigador de la Universidad Autónoma de México (UAM), dijo:

“Esos eventos son de alta preocupación. Cada vez que la planta tose, es para preocuparse, porque es una planta de más de 40 años. Preocupa mucho el mantenimiento que recibe, por los recortes presupuestarios”.

Cabe mencionar que Laguna Verde posee dos reactores que generan el 4 % de la capacidad eléctrica en México y el 2 % de la generación total del país.

 

¿Riesgo nuclear inminente?

Peniley Ramírez escribió en una columna de opinión publicada por El Universal, que la planta opera sin las mínimas medidas de seguridad y no cuenta con un mantenimiento adecuado.

Esto, a todas luces, implica negligencia de la CFE.

La columnista Ramírez afirmó:

“La madrugada del 21 de enero de 2021 hubo una fuga de combustible en uno de los generadores de la planta nuclear de Laguna Verde… Mientras que el 21 de diciembre del 2020 se tiene registro de una ‘fuga de diésel’ como un ‘evento no usual.

El 20 de enero, la Unidad 1 de la planta nuclear tuvo un “paro súbito”. Llevaba 110 días de operación con problemas de recarga de combustible, arrancando sin tener operables los sistemas de seguridad y con cinco barras de protección ante accidentes, de ocho que tiene el reactor nuclear, fallando”.

Por su parte, la CFE emitió un comunicado después de la publicación del artículo en el cual aseguraba que la CNLV está regulada por organismos tanto nacionales como internacionales, y agregó:

“Difundir información de este tipo sin antes corroborar con directivos de la Central Nucleoeléctrica de Laguna Verde solo causa falsas alarmas a la población”.

 

¿Otro Chernobyl?

El 26 de abril de 1986 ocurrió un terrible accidente en la Central Nuclear de Chernobyl: una acumulación de vapor en el reactor provocó el estallido y el colapso de 200 taneladas de hormigón radioactivo.

Te puede interesar: Se cumplen 35 años de la tragedia en Chernobyl

El ingeniero Carlos Villanueva Moreno, vocero auxiliar de la Sociedad Nuclear Mexicana (SNM) asegura que no hay similitudes entre Laguna Verde y  Chernobyl:

“La energía nucleoeléctrica en todas las centrales se basa en el principio científico de la fisión del U235 y del Pu239 con neutrones. La diferencia radica en que utilizan diferentes sistemas tecnológicos para lograr la fisión con neutrones”.

Los encargados de Laguna Verde coinciden con el ingeniero Villanueva, quienes aseguran que es imposible una explosión similar a una bomba atómica:

“Esta es una creencia que confunde a algunas personas que carecen de información acerca de las centrales nucleares y es la principal causa de temor.

Es imposible que un reactor nuclear explote como una bomba atómica, porque no pueden conjuntarse las distintas condiciones que se requieren para que la explosión tenga lugar.

Una explosión en una bomba es el resultado de una reacción en cadena sin control y se produce con Uranio altamente enriquecido en un porcentaje superior al 95%, el Uranio del reactor contiene solo el 4 % de dicho material”.

Los comentarios están cerrados.